Amarres de Amor, Hechizos, recuperación de pareja
 
ÍndiceBuscarPublicacionesFAQRegistrarseConectarse
diabolico grinch Testim15
Últimos temas
» Y8.-
diabolico grinch Icon_minitimepor gerundio Hoy a las 16:05

» Bievres et los sus misterios de todo tipo ,,tema de seguridad nacional francesa
diabolico grinch Icon_minitimepor gerundio Hoy a las 13:05

» El peculiar bandolero Sarniento, mexicano , según Lirzundi , et sus malandanzas
diabolico grinch Icon_minitimepor gerundio Hoy a las 11:32

» La Caramba et sus fechos paranormales ..de pecadora a santa et aun d,o ..según Cotarelo et Valera
diabolico grinch Icon_minitimepor gerundio Ayer a las 16:59

» El Libro de las Sombras ....y su terrible contenido ......
diabolico grinch Icon_minitimepor gerundio Ayer a las 10:23

» El caballero del Azor, hèroe hispano repudiado por historia et otro sinònimodel del Carpio
diabolico grinch Icon_minitimepor gerundio Mar Jun 18 2019, 17:20

» La famosa et desconocida historia de amor entre la altiva castellana et don Gonzalo Fdez de Córdoba
diabolico grinch Icon_minitimepor gerundio Lun Jun 17 2019, 12:12

» Entidades paranormales protectoras africanas .- invocaciones.-generalidades y rudimentos
diabolico grinch Icon_minitimepor gerundio Lun Jun 17 2019, 10:47

» Angeles y àngelas guadianas ...y reacciones inopinadas de cara a protegidos .
diabolico grinch Icon_minitimepor gerundio Dom Jun 16 2019, 16:20

» Ciando apagues la luz es cuando aparecen los problemas ,,, porque la noche es de ,,ellos ,,
diabolico grinch Icon_minitimepor gerundio Dom Jun 16 2019, 12:10

» La conspiración grupuscular de intentos de eliminaciòn hitleriana evitacion uso santa lanza a
diabolico grinch Icon_minitimepor gerundio Sáb Jun 15 2019, 19:27

» La fortaleza itinerante ...que digan del desierto tártaro ,, o la Bastiani y sus enigmas..
diabolico grinch Icon_minitimepor gerundio Vie Jun 14 2019, 17:37

Anuncios

    No hay anuncios disponibles.


    Comparte
     

     diabolico grinch

    Ir abajo 
    AutorMensaje
    sensual
    iniciad@
    iniciad@
    sensual

    Desde : 28/06/2011
    He aportado : 138

    diabolico grinch Empty
    MensajeTema: diabolico grinch   diabolico grinch Icon_minitimeSáb Dic 17 2011, 14:27

    Diabólico Grinch



    No es casualidad que fuera el histriónico Jim Carrey el elegido para dar vida al Grinch en la pantalla. Carrey, multifacético, excesivo y grotesco, ha interpretado personajes igualmente diabólicos, como el protagonista de La máscara,el villano The Riddler en Batman Forever, el psicópata de Un loco a domicilio, el émulo del
    Creador en Como Dios o el Conde Olaf de Una serie de catastróficas desdichas...
    ¿Puede extrañar que le vayamos a ver pronto como el mismísimo Mr. Scrooge de Cuento de Navidad?



    Tolkien navideño



    También el creador de El señor de los anillos tiene su cuento de Navidad. Cartas de Papá Noel es un libro que recoge las cartas que el propio Tolkien envió a sus hijos durante su infancia, como si procedieran de Papá Noel, contando sus aventuras
    en el Polo Norte y defendiendo su hogar de los goblins en compañía de su fiel oso polar.
    Volver arriba Ir abajo
    sensual
    iniciad@
    iniciad@
    sensual

    Desde : 28/06/2011
    He aportado : 138

    diabolico grinch Empty
    MensajeTema: Re: diabolico grinch   diabolico grinch Icon_minitimeSáb Dic 17 2011, 14:29

    Grincheando la Navidad



    Desde la aparición de Mr. Scrooge ningún otro personaje navideño había tenido la capacidad de penetrar en el imaginario colectivo hasta la llegada de El Grinch. Bien conocido ya de todos gracias al filme protagonizado por Jim Carrey, en realidad este extraño personaje es una más de las excéntricas creaciones del Doctor Seuss, pseudónimo de Theodor Seuss Geisel (1904-1991), uno de los grandes maestros de la caricatura y el cuento infantil modernos.
    Seuss es una figura todavía poco conocida en nuestro país, aunque el cine, con las recientes versiones de sus historias de El gato en el sombrero, Horton o el propio Grinch, nos lo esté descubriendo al fin. Tan importante y popular como Baum o incluso Disney, el Doctor Seuss se convirtió en el heredero estadounidense de la tradición del
    nonsense, ejemplificada por Lewis Carroll o Edward Lear, llegando a crear un auténtico universo de juegos de palabras, términos ficticios, verbos inventados y nombres imposibles, que riman de forma ingeniosa y original. Así está escrito también Cómo El Grinch robó la Navidad, publicado en 1957, cuyo éxito transformaría su personaje central en protagonista de varios filmes de animación y convertiría su nombre, como el de Scrooge, en sinónimo de persona antipática, gruñona y asocial. Pero ¿quién es El Grinch? Aunque la edulcorada versión de Hollywood le dé un pasado y motivos para ser como es, lo cierto es que es básicamente un duende antipático y gruñón, con un aspecto más parecido al del yeti o el bigfoot que al de un elfo. Su odio a la alegría navideña y los regalos le llevará, anticipándose al personaje de Tim Burton (MÁS ALLÁ, 205), a planear cómo “robar” la Navidad, disfrazándose de Santa Claus y despojando a sus vecinos –los whos, fantásticos seres bondadosos– de sus preciosos presentes y manjares navideños... solo para descubrir que, al fin y al cabo, la Navidad no es cosa de bienes materiales, sino un espíritu y un sentimiento puros, que acabarán conquistándole. El Doctor Seuss, cuyo uso de la rima, la repetición y las palabras inventadas ha sido asociado frecuentemente a la hipnosis –tema recurrente en Seuss, que aparece también en la genial película Los 5.000 dedos del Dr. T (1953), inspirada en su obra– y hasta con interpretaciones cabalísticas y esotéricas, quiso y consiguió con su cuento denunciar el materialismo y el comercialismo que habían invadido el espíritu navideño. Lo que Dickens reinstaurara felizmente ha llegado a ser, como bien sabemos todos, un exceso mercantilista y consumista en el que cualquier genuino sentimiento navideño se pierde por completo. Precisamente para poner en evidencia esta situación, Seuss, ecologista e individualista acérrimo que odiaba el mundo moderno y su materialismo tecnológico, utiliza el personaje aparentemente malvado de El Grinch. Sin él, sin su cinismo gruñón, su mezquino humor y su maligno ingenio, la Navidad no podría resurgir, rescatada de sí misma. Está claro que para Seuss y sus millones de fans, El Grinch es un personaje irremediablemente simpático y fascinante que comparte con Mr. Scrooge su odio a la Navidad pero, a diferencia de este, no posee connotaciones de inmoralidad o abuso social.
    El Grinch es el opuesto justo y necesario de Santa Claus: usurpando su papel nos redescubre el verdadero sentido navideño. De hecho, tan popular será El Grinch que en sus siguientes aventuras recuperará de inmediato su naturaleza gruñona, que le aproxima más a Halloween que a la Navidad.



    Pesadillas navideñas



    La mejor y más popular aportación contemporánea a esta tradición de cuentos fantásticos navideños iniciada por Dickens ha sido, sin duda, Pesadilla antes de Navidad, película dirigida por Henry Selick en 1993, pero producida y diseñada por
    Tim Burton según su cuento para niños. La historia de cómo Jack Skellington,
    el espíritu de Halloween, intenta robar la Navidad sustituyendo a Santa Claus, con la mejor de las intenciones y el más grotesco y divertido resultado, posee un carácter arquetípico comparable al del cuento de Dickens o al del personaje de El Grinch. Naturalmente, el mundo de Burton deriva de sus pasiones cinematográficas y literarias y es, sobre todo, el de la reivindicación del marginado, del raro, del freak.
    Pero esta visión positiva de lo oscuro y diferente tiene en este caso una clara lectura luciferina, ya que basta sustituir el país de Halloween por el Infierno y el país de la Navidad por el Cielo para que Jack se convierta en el Ángel Caído de Milton. Como explica Jordi Sánchez Navarro, “revuelta prometeica; y también luciferina. Como
    Prometeo, Jack Skellington, extraviado en un espejismo, se siente capaz de acometer una empresa propia de dioses, y esa inconsciente soberbia lo convierte en un más que evidente personaje luciferino. Con una salvedad: tanto Lucifer –el arcángel soberbio–como Prometeo son figuras que encarnan la conspiración empecinada –a veces, frente a la injusticia–, mientras que Jack Skellington cae, a las primeras de cambio, en la cuenta de su propio error y lo repara con celeridad. Quizás es mucho pedir a un film auspiciado por Disney que un sublevado sea premiado con el éxito” (Tim Burton. Cuentos en sombras. Glénat, 2000). Pero a pesar del triunfo final del “orden”, Jack Skellington, alter ego quizá de su creador, quien desde dentro del propio Hollywood intenta subvertir una y otra vez sus normas, no se arrepiente de nada y canta a la cadavérica luz de la luna que, si tuviera que volver atrás, repetiría de nuevo su locura. Y ese es, sin duda, el verdadero espíritu navideño, tal y como lo “ocultan” entre líneas los mejores cuentos de Navidad.



    Santa Claus en la tierra de Oz



    El personaje de Santa Claus es, sin duda, uno de los más diabólicamente irredimibles de la Navidad. Por mucho que el santoral y la ortodoxia pretendan apropiárselo, por muchos San Nicolás que sean evocados, es prácticamente imposible despojarle de sus rasgos netamente paganos, propios de alguna juguetona deidad precristiana. Así lo entendió el escritor estadounidense Lyman
    Frank Baum (1856-1919), más conocido por sus libros sobre El mago de Oz pero que también escribió varias historias navideñas para niños protagonizadas por el propio Santa Claus. Baum se inició en la teosofía a través de su suegra, sufragista y seguidora de Madame Blavatsky, y se afilió a la Sociedad Teosófica Ramayana el 4 de septiembre de 1892. No solo escribiría numerosos artículos defendiendo la teosofía y el espiritismo –no era raro que se celebraran también séances en su hogar, frecuentado por mediums–, sino que sus cuentos infantiles recogen también, a veces de forma clara y otras más sutilmente, sus ideas y creencias esotéricas, desde la reencarnación y el karma hasta la existencia de seres elementales y otros planos de realidad.

    No debe extrañar, por tanto, que su Vida y aventuras de Santa Claus (1902) ofrezca una visión netamente pagana de la biografía del personaje, desprovista de cualquier elemento cristiano. El Santa Claus de Baum es un humano cuidado y educado por seres elementales, elfos, hadas y gnomos, y sus aventuras, antes de convertirse en el espíritu navideño por definición, son las propias de algún héroe o semidiós pagano. Todo en este Santa remite a lo feérico y mitológico, y poco o nada a la Navidad cristiana, ya que para Baum, como teósofo y en sus propias palabras, “Dios
    es Naturaleza y Naturaleza es Dios”. El autor de La ascensión de Lucifer o el levantamiento del Infierno, obra teatral publicada en 1915, hace decir al propio Santa, en su relato Santa Claus, secuestrado (de tema recurrente en el género):
    “Es inútil perseguir a los demonios (...). Tienen su lugar en el mundo, y nunca podrán ser destruidos
    Volver arriba Ir abajo
     
    diabolico grinch
    Volver arriba 
    Página 1 de 1.

    Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
    Amarres de Amor con Magia Blanca :: MISCELANEA :: PRESENTACIONES, SALUD Y VIDA SANA :: CAFETERIA-
    Cambiar a: