Amarres de Amor, Hechizos, recuperación de pareja
 
ÍndiceBuscarPublicacionesFAQRegistrarseConectarse
Querer tener la razón a toda costa, ¿vale la pena? Testim15
Últimos temas
» La famosa et desconocida historia de amor entre la altiva castellana et don Gonzalo Fdez de Córdoba
Querer tener la razón a toda costa, ¿vale la pena? Icon_minitimepor gerundio Hoy a las 21:13

» Entidades paranormales protectoras africanas .- invocaciones.-generalidades y rudimentos
Querer tener la razón a toda costa, ¿vale la pena? Icon_minitimepor gerundio Hoy a las 20:47

» Angeles y àngelas guadianas ...y reacciones inopinadas de cara a protegidos .
Querer tener la razón a toda costa, ¿vale la pena? Icon_minitimepor gerundio Hoy a las 2:20

» Ciando apagues la luz es cuando aparecen los problemas ,,, porque la noche es de ,,ellos ,,
Querer tener la razón a toda costa, ¿vale la pena? Icon_minitimepor gerundio Ayer a las 22:10

» La conspiración grupuscular de intentos de eliminaciòn hitleriana evitacion uso santa lanza a
Querer tener la razón a toda costa, ¿vale la pena? Icon_minitimepor gerundio Ayer a las 5:27

» La fortaleza itinerante ...que digan del desierto tártaro ,, o la Bastiani y sus enigmas..
Querer tener la razón a toda costa, ¿vale la pena? Icon_minitimepor gerundio Sáb 15 Jun - 3:37

» Los misterios de la lanza sagrada y sus muchos enigmas y proyecciones a futuro asi como aspecto ac
Querer tener la razón a toda costa, ¿vale la pena? Icon_minitimepor gerundio Vie 14 Jun - 22:10

» Historias de caballerosidad ..de extrañas procedencias ....et de muy silenciadas
Querer tener la razón a toda costa, ¿vale la pena? Icon_minitimepor gerundio Vie 14 Jun - 1:49

» Bombas terremoto .- grand slam..tallboy
Querer tener la razón a toda costa, ¿vale la pena? Icon_minitimepor gerundio Jue 13 Jun - 21:01

» Como provocar sueños premonitorios..con ventajas que ello suponga
Querer tener la razón a toda costa, ¿vale la pena? Icon_minitimepor gerundio Jue 13 Jun - 1:49

» Abulense misterio ...sus manipulencias contra la corona de Felipe II y derivaciones hubo
Querer tener la razón a toda costa, ¿vale la pena? Icon_minitimepor gerundio Miér 12 Jun - 22:04

» Y11.-
Querer tener la razón a toda costa, ¿vale la pena? Icon_minitimepor gerundio Miér 12 Jun - 1:53

Anuncios

    No hay anuncios disponibles.


    Comparte
     

     Querer tener la razón a toda costa, ¿vale la pena?

    Ir abajo 
    AutorMensaje
    Nemesis
    CO-CREADOR@
    CO-CREADOR@
    Nemesis

    Desde : 10/01/2009
    He aportado : 24783

    Querer tener la razón a toda costa, ¿vale la pena? Empty
    MensajeTema: Querer tener la razón a toda costa, ¿vale la pena?   Querer tener la razón a toda costa, ¿vale la pena? Icon_minitimeMar 11 Sep - 14:59

    Recuerde cuántas veces discutió creyendo que su opinión o forma de ver una situación eran “la verdad”. Y, cuando alguien no estaba de acuerdo su opinión, creyó inmediatamente que no estaba de acuerdo con usted y, por lo tanto, estaba “contra usted”. Entonces se sintió ofendido y cayó en errores como:

    · Pensar que lo que usted decía o hacía era lo único correcto.
    · Creer que cambiar de idea o expresar sus emociones lo convertiría en un ser “débil”.
    · Dar importancia solo a aquella información que lo ayudaría a “convencer” a los demás de que tenía la razón y ellos estaba equivocados
    · Amenazar a quienes no seguían sus instrucciones, generando un clima de miedo

    Reordenar lo que nos decimos y lo que decimos a los demás mejorará nuestra calidad de vida y nuestras relaciones interpersonales.

    Cierto que todos podemos tener nuestro punto de vista sobre cómo son las cosas y seguramente tendremos razones para ello. El asunto es cómo hacer para expresar nuestras opiniones para que el otro las pueda escucha y entender, sin quitarle espacio para que también pueda expresar lo que él piensa o siente.

    El lenguaje tiene una enorme influencia sobre la manera en que percibimos la realidad y respondemos a ella. El mundo puede cambiar a través de nuestra palabra.

    Si lo que me digo a mi mismo me limita, por ejemplo: no soy bueno/a para esto, es difícil, no puedo, mi lenguaje generará una emoción relacionada a esta limitación que influirá directamente en mi acción y anulará en mi toda posibilidad de cambio.

    Hay una frase que me viene a la mente “si no te gusta lo que recibes, presta atención a lo que emites”. El lenguaje es muy poderoso. Con las palabras usted puede llevar a otra persona desde la felicidad extrema hasta la más profunda de las desesperaciones. Lo mismo sucede con todo aquello que constantemente nos decimos a nosotros mismos sobre nosotros mismos.

    Mientras usted dialoga con alguien, se dan dos conversaciones “una pública y otra privada”. La conversación “pública” puede ser escuchada por todos aquellos que estén presentes. De manera simultánea se producen otras dos conversaciones privadas: la suya y la de la otra persona.

    ¿Cuál es la privada? Su diálogo interno: lo que usted piensa y siente pero no se lo dice a la otra persona. Y el diálogo interno de su interlocutor: lo que él piensa y siente pero no se lo dice a usted. Muchas veces reaccionamos con el otro o ante una situación por lo que oímos en nuestra conversación privada, mientras que en la conversación pública estamos diciendo lo opuesto a lo que pensamos.

    ¿Qué se recomienda en estos casos?

    a. Todos somos dueños de nuestras opiniones y tenemos el derecho de manifestarlas.
    b. Reconocer y respetar el derecho de cada persona a pensar lo que piensa.
    c. No pretenda querer tener siempre la última palabra. El querer tener la razón a toda costa termina por deteriorar las relaciones.
    d. No se convierta en juez, diciéndole a los otros lo que tienen que sentir o como tienen que tomarse las cosas con frases del tipo “ahora no te pongas a llorar”, “no es para tanto” o “te enojas por nada”.
    e. Genere conversaciones para la acción y evite conversaciones de “no posibilidad”. Reemplace frases como “no sirvo para esto” por frases como “Es un desafío ¿por qué no intentarlo?”
    f. Aprenda a escuchar. Escuchar es mucho más que “oír”. Implica interpretar lo que el otro nos está queriendo decir. Evite llenar lo que el otro le está diciendo con sus propios diálogos internos. Las investigaciones muestran que los ejecutivos importantes, así como los negociadores y vendedores exitosos, emplean mucho de su tiempo escuchando.
    g. Aprenda a indagar. De esa manera podrá entender el significado que el otro le da a lo que está diciendo y también podrá saber si el otro ha entendido lo que usted quiso expresar.

    http://www.proveedoralacarta.com.pe
    Volver arriba Ir abajo
    Nemesis
    CO-CREADOR@
    CO-CREADOR@
    Nemesis

    Desde : 10/01/2009
    He aportado : 24783

    Querer tener la razón a toda costa, ¿vale la pena? Empty
    MensajeTema: Re: Querer tener la razón a toda costa, ¿vale la pena?   Querer tener la razón a toda costa, ¿vale la pena? Icon_minitimeMar 11 Sep - 15:02

    El querer tener siempre la razón

    PALABRAS DE PODER
    La sana convivencia con nuestra familia, compañeros de trabajo y con los demás, es una fuente de salud física y emocional, y uno de los placeres más agradables que nos ofrece la vida. Pero cuando queremos tener siempre la razón, esa fuente de agua pura se ensucia y todo lo echa a perder.

    No es posible una armoniosa convivencia humana si el otro, o nosotros, persistimos en la actitud de querer tener siempre la razón. La saludable convivencia solamente puede darse cuando somos capaces de escuchar al otro, y que él también nos escuche, y que reine un clima de respeto mutuo.
    “Es fácil temer, pero penoso; respetar es difícil, pero más dulce” (Goethe).
    En todas las relaciones interpersonales, es absolutamente normal que surjan discrepancias; la conformación permanente de criterios sería sospechosa. Todos somos distintos, y lo normal es que nuestro criterio a veces discrepe del otro. Pero el problema no radica en esta diferencia de criterios, sino en nuestra incapacidad para comprender el “punto de vista del otro”. Si somos capaces de comprender, nos resultará más sencillo poder llegar a un buen entendimiento con los demás.
    Pero con frecuencia, a toda costa queremos tener la razón, y si no nos la dan, la exigimos de manera irracional, la reclamamos con dureza, o nos retiramos heridos y resentidos. El problema radica en nuestra “Intransigencia”. La intransigencia consiste en querer mantener nuestra opinión a toda costa, tengamos o no razón; somos intransigentes cuando nos resistimos a cambiar de opinión, a persistir en nuestra idea con severidad y obstinación.
    Cuando somos intransigentes, a falta de argumentos sólidos, elevamos el volumen de la voz, nos irritamos, y hacemos gestos de todo tipo, rechazando la opinión del otro. Y en cuanto más persistimos en gritar y enfurecernos, más creemos tener la razón, por lo que nos cerramos por completo a los puntos de vista del otro.
    En el matrimonio y en la relación con nuestros hijos, esta actitud de “cerrazón”, es causa de muchos conflictos y hasta de graves catástrofes. El que se cierra, en el caso de una pareja, puede ir minando el amor de su pareja, a tal grado, que el amor que una vez existió, se evapora y se pierde en la nada. Cuando los hijos necesitan como el aire para respirar de la comprensión de sus padres, y uno o ambos de sus progenitores no le interesa el punto de vista de su hijo (pues el padre siempre tiene la razón), puede perder a ese hijo para siempre. La adicción a las drogas, alcohol, y a la vagancia de un porcentaje de los hijos, se debe a esta causa: el hijo no puede dialogar sanamente con sus padres, pues uno o ambos, siempre quiere y exige tener la razón, aun cuando le destroce la vida a su hijo.
    El que siempre quiere tener la razón es un mal compañero de trabajo. Ante la menor discrepancia del otro, se enoja, insulta, o simplemente se retira con enfado. Cuando una persona asume esta actitud, lo más probable es que esa persona llegue a ser temida por sus compañeros de trabajo, pero muy difícilmente será respetada, y mucho menos, amada.
    Critilo nos dice que no hay que confundir a la persona con un carácter fuerte o muy fuerte, con aquella persona que tiene “mal carácter”. De hecho, las personas con un carácter fuerte, son muy proclives a la conciliación y al buen entendimiento con los demás. En cambio, el de “mal carácter”, carece siempre de “carácter fuerte”. El de mal carácter se mueve como una hoja sacudida por el más ligero viento.
    El mal carácter se revela por la testarudez, la obstinación, el enojo frecuente y sin causa, y una palmaria incomprensión hacia los demás.
    Todos debemos hacernos el propósito de enmendar nuestra irracional exigencia de querer tener siempre la razón. Esta actitud no denota firmeza ni carácter, sino todo lo contrario. Si en serio nos proponemos cambiar de conducta, mejoraremos enormemente las relaciones con nuestra pareja, hijos, compañeros de trabajo, y con todos los demás. Recordemos, que es prácticamente imposible llegar a un óptimo estado emocional si no somos capaces de comprender al otro y de ponernos en sus zapatos.

    http://www.elsiglodetorreon.com.mx/noticia/368831.html
    Volver arriba Ir abajo
     
    Querer tener la razón a toda costa, ¿vale la pena?
    Volver arriba 
    Página 1 de 1.

    Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
    Amarres de Amor con Magia Blanca :: MISCELANEA :: PRESENTACIONES, SALUD Y VIDA SANA :: CAFETERIA-
    Cambiar a: