Amarres de Amor, Hechizos, recuperación de pareja
 
ÍndiceBuscarPublicacionesFAQRegistrarseConectarse
La verdadera espiritualidad Testim15
Últimos temas
» La desconocida religión aria que, de triunfar nazis, hoy la nuestra fuere
La verdadera espiritualidad Icon_minitimepor gerundio Ayer a las 16:28

» Los misterios del ìdolo musical de isla Solomon y el terrible culto se le diere .
La verdadera espiritualidad Icon_minitimepor gerundio Ayer a las 11:57

» Mundo moroncial ..plano casi desconocido et publicitado por Urantia et que convenga conocer,
La verdadera espiritualidad Icon_minitimepor gerundio Dom Jun 23 2019, 17:12

» El misterio Allende...su muerte ¿ asesinato o suicidio ?.-teorías en boga .-
La verdadera espiritualidad Icon_minitimepor gerundio Dom Jun 23 2019, 12:53

» Chilenas conspiraciones Camelot Contingency de mano usa y la Sociata de Urss
La verdadera espiritualidad Icon_minitimepor gerundio Sáb Jun 22 2019, 17:04

» Ritos invocatorios por a la guardia sepulcral
La verdadera espiritualidad Icon_minitimepor gerundio Sáb Jun 22 2019, 12:42

» Telmo Luis ,, andarita ,, bandido generoso et poeta...su mal fin
La verdadera espiritualidad Icon_minitimepor gerundio Vie Jun 21 2019, 17:12

» Ritos funerarios mexicas .- agónicos, premortuorios, posteriores et todos confortadores según Lirzun
La verdadera espiritualidad Icon_minitimepor gerundio Vie Jun 21 2019, 11:04

» “LA ENVIDIA” Y LA “ADMIRACIÓN” by Javi Sanjuan
La verdadera espiritualidad Icon_minitimepor javi Jue Jun 20 2019, 17:20

» Y8.-
La verdadera espiritualidad Icon_minitimepor gerundio Jue Jun 20 2019, 16:11

» Bievres et los sus misterios de todo tipo ,,tema de seguridad nacional francesa
La verdadera espiritualidad Icon_minitimepor gerundio Jue Jun 20 2019, 13:05

» El peculiar bandolero Sarniento, mexicano , según Lirzundi , et sus malandanzas
La verdadera espiritualidad Icon_minitimepor gerundio Jue Jun 20 2019, 11:32

Anuncios

    No hay anuncios disponibles.


    Comparte
     

     La verdadera espiritualidad

    Ir abajo 
    AutorMensaje
    Nemesis
    CO-CREADOR@
    CO-CREADOR@
    Nemesis

    Desde : 09/01/2009
    He aportado : 24783

    La verdadera espiritualidad Empty
    MensajeTema: La verdadera espiritualidad   La verdadera espiritualidad Icon_minitimeDom Sep 16 2012, 04:32


    por Floriano Ramos Esponda

    Introducción

    A todos nos gusta obtener beneficios rápidos e instantáneos. Si vamos a otro sitio o lugar, buscamos la manera de encontrar un atajo o camino corto. Años atrás, de Chiapas a México, D.F. se hacían 17 horas de viaje. Hoy, gracias a buenas autopistas, esa distancia se ha reducido a 15 horas de camino, lo cual ha producido beneplácito a los viajeros. Antes la comida tardaba mucho en ser preparada. Los rollos fotográficos tardaban más tiempo en ser revelados y en ser impresos. Hoy, los hornos microondas y las grandes máquinas reveladoras e impresoras nos ahorran mucho tiempo.
    Nuestra sociedad está orientada a lo cómodo, a lo de fácil y rápida obtención. Queremos obtener más por menos esfuerzo. En la administración de empresas la "reingeniería" intenta producir más con menos empleados y en menos tiempo. Esta filosofía se extiende a varias facetas de la vida. Lo triste es que se ha permitido que irrumpa en la vida cristiana y esté ofreciendo una espiritualidad instantánea a todos aquellos que quieran tomar un "atajo espiritual".
    Con el fin de no ser engañados al respecto, y tener una base firme en la búsqueda de la "verdadera espiritualidad", veremos tres enseñanzas de las Escrituras acerca de la misma.

    I.- La verdadera espiritualidad no consiste en poseer dones espirituales espectaculares ni en tener experiencias místicas.
    La espiritualidad no es sinónimo de poseer y ejercitar dones espectaculares (1 Co. 1:5-7; 3:1-4). Es muy común igualar la espiritualidad a la posesión y al ejercicio de dones espirituales espectaculares, enseñando y creyendo así que la persona que tiene más dones espirituales o los más espectaculares, es la más espiritual. Sin embargo la Biblia no enseña esto. Pablo, en su primera carta a los corintios les dice en 1:5 que ellos "habían sido enriquecidos en todas las cosas", y en 1:7 les recalca que "nada les faltaba en ningún don". La frase "nada os falta" (gr. mh ustereisqai), puede traducirse también como de "nada carecéis", "de nada estáis privados", "de nada pasáis necesidad". La de Corinto era pues una iglesia muy favorecida en carismas o dones. Lo más lógico sería esperar que una iglesia tan rica en dones espirituales, y que había sido fundada por el mismo apóstol Pablo, sería una iglesia con una alta y verdadera espiritualidad. Sin embargo, no era así, sino mas bien lo contrario.
    En el 3:1-4 de la misma carta, Pablo les dice que "no les podía hablar como a espirituales sino como a carnales". El calificativo "carnal" (gr. sarkikoi), aquí tiene la connotación de alguien que está dominado por la carne, o sea, la naturaleza pecaminosa heredada de Adán. Este adjetivo griego conlleva un significado ético, con propensión al pecado. Señala la tendencia a satisfacer los deseos pecaminosos. Ser carnal, es pues, lo contrario a ser "espiritual", lo cual significa ser dirigido y guiado por el Espíritu de Dios. Los corintios, con todo y que eran ricos en dones espirituales, tenían una conducta dominada y regida por la carne, en lugar del Espíritu Santo. Esto era la causa de todos los problemas que se suscitan y se desarrollan a lo largo de la carta. Una palabra de advertencia y aplicación, hermanos: los dones espirituales no fueron dados a los creyentes para cambiar su carácter, sino para hacerlos mas útiles y eficientes en el ministerio dentro del cuerpo de Cristo.

    Tampoco la verdadera espiritualidad es algo que se adquiera a través de experiencias místicas (1 Co. 14:33, 40).
    Por muy fantásticas e impresionantes que sean las experiencias místicas o extáticas que se tengan, nunca van a proporcionar espiritualidad en la vida de quienes las experimenten. Una vez más la iglesia de Corinto nos sirve de ejemplo. Ellos tenían cultos y una liturgia verdaderamente rebosantes. El gozo y las manifestaciones místicas eran exuberantes. Tanto en lo individual como en lo congregacional los corintios eran dados al éxtasis, al grado que Pablo tiene que decirles que "Dios no es un Dios de confusión o tumulto, sino de paz" (14:33) la palabra griega (akatastasiaV) puede traducirse también como "conmoción, confusión, tumulto, agitación o desorden", pero su verdadero significado viene de su composición, la cual literalmente comunica el sentido de "algo que le falta estabilidad, algo carente de firmeza, algo que no tiene que quietud". Este sustantivo griego es el que se usa como adjetivo en Santiago 1:8 para describir al hombre que es inconstante. Los cultos de los corintios, eran pues, faltos de estabilidad y firmeza, por lo que terminaban en confusión y desorden. Al igual que ellos, hoy muchas iglesias y creyentes quieren alcanzar un nivel alto de espiritualidad con experiencias tenidas de culto en culto.
    Para tal efecto manipulan el ambiente congregacional, generando así un ambiente que propicia las experiencias místicas. Tristemente, mucho de la religiosidad actual tiende a ser más "corintianismo" que cristianismo. Corinto es para ellos el modelo a seguir y el estándar a alcanzar. Sin embargo, es bueno aclarar a estas alturas, que la espiritualidad no es un fin, sino un medio para lograr el fin por el cual Dios nos ha salvado: anunciar las virtudes de aquel que nos llamó de las tinieblas a su luz admirable.

    II.- La verdadera espiritualidad es un estilo de vida santo y piadoso

    La verdadera espiritualidad tiene connotaciones morales (Gál. 5:19=21). Las obras que produce la carne, es decir, la naturaleza carnal heredada de Adán, son nocivas, inmorales y destructivas (leer los versículos). Estas prácticas caracterizan a alguien que está dominado por la carne y por lo consiguiente no es heredero del reino de Dios. De este estilo de vida es precisamente de donde nos rescató el Señor. Todos nosotros somos ejemplos vivos del cambio que Dios operó, transformando nuestra manera de vivir, de un estilo egocéntrico y buscador de deleites, a otro que vive de una manera agradable ante sus ojos.
    Como puede apreciarse, la verdadera espiritualidad abarca un área mucho más amplia que simplemente los cultos realizados en el lugar de reunión. La verdadera espiritualidad tiene connotaciones morales, ya que involucra apartarse de las viejas prácticas que antes nos caracterizaban y en las cuales nos regocijábamos.
    La verdadera espiritualidad consiste en manifestar el fruto del Espíritu
    Santo en el diario vivir (Gál. 5:22, 23). Cuando uno recibe a Cristo, entre otras bendiciones, viene ser templo del Espíritu Santo, el cual mora permanentemente en uno. El Espíritu de Dios tiene el calificativo "Santo" no sólo porque es santo, sino también porque lo que toca o habita lo hace santo, incluido el creyente. De ser completamente caracterizado por las obras de la carne, ahora el creyente viene a demostrar en su conducta diaria el fruto del Espíritu.
    Una simple mirada a estas nueve manifestaciones del fruto del Espíritu nos deja ver que lo que Él produce es precisamente un carácter similar al de Jesucristo. Un carácter así nos permitirá tener buenas relaciones interpersonales con todo tipo de personas, dar un testimonio impactante ante los incrédulos de la obra que Dios hace en la vida de uno que ha recibido a Cristo como su Salvador, y sobre todo, agradar a Dios en todo lo que hagamos, digamos o seamos.
    Biológicamente hablando, un fruto es el resultado de un proceso de "fructificación" en el cual esa estructura se va formando paulatinamente en la planta, al irse alimentando de la rica savia que las raíces absorben del suelo. De igual manera un carácter así es la consecuencia lógica de una vida que está enraizada en Dios, revelando de una manera sobrenatural el ramillete de características que provienen del Espíritu Santo. Es, pues, el fruto (gr. karpoV) del Espíritu Santo, y no los dones lo que demuestra una verdadera espiritualidad en la vida del creyente en Cristo. El fruto tiene que ver con nuestra manera de ser y los dones con nuestro ministerio dentro de la iglesia. Es posible ser muy activo en la iglesia, y sin embargo tener un estilo de vida inmoral, y por ende un testimonio, que eche por el suelo todo lo que hagamos o digamos. El deseo de Dios es que demostremos una verdadera espiritualidad en nuestro diario vivir y en todas nuestras relaciones personales.
    Ya en el Antiguo Testamento se veía claramente que para agradar a Yahweh no bastaba con ofrecer actos cúlticos, sino que era necesario llevar una conducta moral correcta. La voluntad de Yahweh no estaba representada en términos de actos cúlticos, como las naciones paganas vecinas, sino en términos de conducta moral.

    III.- La verdadera espiritualidad se logra a través de un proceso

    Es un proceso constante que requiere la sumisión del creyente al Espíritu Santo (Ef. 5:18). La verdadera espiritualidad se alcanza dejándose guiar y controlar por el Espíritu Santo. Cuando Pablo dice "sed llenos del Espíritu Santo", lo hace a manera de imperativo, no de sugerencia. Si analizamos gramaticalmente esta oración, nos damos cuenta que está escrita en modo imperativo, voz pasiva y en tiempo presente continuo (gr. plhrousqe). La voz pasiva enseña que ser lleno del Espíritu Santo no es algo que uno haga por sí mismo sin la intervención de Dios. Más bien consiste en dejarse llenar por El. El es el agente que realiza la acción y el creyente en Cristo quien la recibe. Por otro lado, recordemos que el Espíritu Santo es una persona, no un objeto. Así que, dejarse llenar por el Espíritu Santo no es otra cosa más que dejarse "controlar" y "guiar" por El. Además, el tiempo presente continuo indica que es una orden que no sólo debe hacerse una vez y ya, como pretendiendo haber alcanzado el tope máximo de espiritualidad, sino dejarse controlar y guiar constante y continuamente por El. Por consiguiente, éste es un proceso que dura toda la vida del creyente. Es un permanente dejarse controlar por el Espíritu Santo de Dios.
    Esto se reflejará en el ambiente del hogar, del trabajo, de los estudios y en toda relación que tengamos. Si estamos dejando que el Espíritu Santo nos guíe y controle, los efectos se evidenciarán en nuestra manera de vivir.

    Requiere esfuerzo y disciplina de parte del creyente (1 Ti. 4:7,Cool. Si bien la verdadera espiritualidad es algo que Dios produce en la vida del creyente, éste también participa en el proceso. El Espíritu Santo es quien santifica el carácter y la vida entera del creyente. Sin embargo, Pablo le confiere bastante responsabilidad al creyente. Cuando Pablo escribe su primera carta pastoral a Timoteo, le dice "Ejercítate a ti mismo para la piedad" (gr. gumnaze). La construcción gramatical de la oración es así: modo imperativo, voz activa, tiempo presente pero seguida de un pronombre reflexivo (gr. seauton) que hace que la acción de ejercitar recaiga en el mismo que la hace y no en otra persona. Este también es un imperativo para el creyente. Es una orden que se le da tajantemente a Timoteo, y con él a todo creyente. Nadie puede hacerlo por otra persona; es algo que cada creyente debe hacer por sí mismo. El imperativo unido al tiempo presente indica que era una acción que Timoteo ya estaba haciendo y que debía seguir haciendo, no algo que debiera empezar. Una traducción más literal diría: "Sigue ejercitándote a ti mismo". El verbo "ejercitarse" se deriva de una palabra que significa "desnudo", y de ella se provienen nuestras palabras "gimnasia" y "gimnasio". Esta palabra tiene un rico significado de esfuerzo, disciplina y dedicación. En las antiguas competencias atléticas griegas los participantes competían desnudos, sin ropas, para no tener ninguna carga o estorbo. Por lo consiguiente, la palabra "ejercítate" tenía originalmente el sentido literal de "ejercítate desnudo". En otras palabras, Pablo está pidiendo que pongamos nuestro mayor "esfuerzo espiritual". De la manera que los atletas se liberaban de todo y competían "desnudos", así debemos despojarnos de todo peso de pecado que nos asedie e impida correr con paciencia la carrera que tenemos por delante. Todo mal hábito, toda mala compañía, toda inclinación que nos estorbe en el proceso de ser cristianos verdaderamente espirituales, debe ser dejado a un lado. Sin embargo, para ejercitarse no sólo es necesario desprenderse de algo y correr "desnudos" sin el peso del pecado que nos asedia. Antes de ejercitarnos es necesario alimentarnos. Por eso Pablo dice a Timoteo que como buen ministro de Jesucristo, debe estar nutrido (gr, entrefomenoV). Este es un participio que también significa "abastecido, alimentado". Pero, ¿alimentado de qué? El mismo versículo 6 lo dice: alimentado de las palabras de la fe y de la buena doctrina, no de las experiencias extáticas. Por último, Timoteo debía seguir ejercitándose para la piedad (gr. eusebeian). Esta es una palabra griega compuesta, cuyo significado literal es: "reverencia o devoción bien dirigida". Sin embargo, cuando se aplica a la vida cristiana, denota una vida que es aceptable a Cristo, quien lo ha salvado. Es tanto una actitud como una manera de vida.
    Piedad, espiritualidad y santidad es algo que se alcanza sólo con un profundo esfuerzo de parte del creyente y con una continua dependencia del Espíritu Santo.
    En esta ocasión hemos aprendido de Pablo que: La verdadera espiritualidad no es tener dones espectaculares ni experimentar éxtasis, sino tener un estilo de vida santo y piadoso que sólo alcanzaremos a través de un proceso disciplinado en toda nuestra vida.

    Conclusión

    Concluyendo diremos que: La verdadera espiritualidad es un estilo de vida moral, piadoso e irreprensible que refleja el fruto del Espíritu Santo, es decir, el carácter de Cristo. La verdadera espiritualidad no se alcanza instantáneamente ni por experiencias extáticas, sino por un proceso diligente y disciplinado de practicar los hábitos cristianos.
    ¡No aceptemos una espiritualidad instantánea falsa! ¡Esforcémonos por ser "verdaderamente" espirituales!


    Sermón elaborado y predicado por Floriano Ramos Esponda
    en la Semana de Homilética en Septiembre de 1997
    en el Seminario Teológico Centroamericano
    Cd. de Guatemala, C.A.
    Volver arriba Ir abajo
     
    La verdadera espiritualidad
    Volver arriba 
    Página 1 de 1.

    Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
    Amarres de Amor con Magia Blanca :: MISCELANEA :: PRESENTACIONES, SALUD Y VIDA SANA-
    Cambiar a: