Amarres de Amor con Magia Blanca
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.


Amarres de Amor, Hechizos, recuperación de pareja
 
ÍndiceBuscarPublicacionesRegistrarseConectarse
 

 ¿Excusas o Razones Genuinas?

Ir abajo 
AutorMensaje
Nemesis
CO-CREADOR@
CO-CREADOR@
Nemesis


Desde : 09/01/2009
He aportado : 24878

¿Excusas o Razones Genuinas?  Empty
MensajeTema: ¿Excusas o Razones Genuinas?    ¿Excusas o Razones Genuinas?  Icon_minitimeMiér Mar 06 2013, 03:04

¿Cuando aparecen las excusas? ¿Te ha ocurrido alguna vez que fuiste incapaz de cumplir una promesa o un compromiso? Por ejemplo hacer una tarea concreta en tu trabajo, quedar con alquien para ir a algún sitio o llegaste tarde a una cena con tu pareja.


Después de que no pudiste realizar aquello a lo que te comprometiste, ¿cómo te explicaste o le explicaste a otra persona el porqué no pudiste cumplir con lo prometido? ¿Qué hiciste? ¿dijiste la verdad, te hiciste responsable de tus acciones y diste una razón honesta, o por el contrario diste excusas por la únicamente razón de liberarse de la culpa que sentías?

Una excusa es un intento de liberarse de la culpa desviando tu atención y haciendo responsable a alguien o algo más. Las Excusas disminuyen tu poder y te ponen en el marco de que “yo no estoy dispuesto a asumir la responsabilidad de esto” y es así como te cargas de razones para no sentir que eres responsable y asi ponerte en una posición de victima.

La distinción entre las razones y las excusas esta en que la excusas tienen la capacidad de disfrazarse de razón y eso en realidad se convierte en un autoengaño o negación y te dices a ti mism@ “Eso suena como una razón convincente.” Disfrazas la excusa con una razón ya que no quieres sentirte culpable ante ti mism@ o ante los demás de haber fallado en tu compromiso.

Las excusas que se dan en un contexto interpersonal, entre tú y otra persona, implica relaciones, expectativas, esperanzas, acuerdos, etc. Las excusas que tienen que ver con tu persona, es decir intra-personal, tiene que ver con tus objetivos, resultados, esperanzas, sueños,etc

Así que las excusas erosionan la confianza que deopsitan los demás en ti, y destruyen tu autoestima y autoconfianza. Por ejemplo: Tú quieres estar en forma y delgado, pero (aquí parece la excusa), estas cansado del trabajo, toma tiempo y esfuerzo, necesito ir al gimnasio y ahora no me lo puedo permitir, etc…

Una excusa aparece porque no te sientes a la altura ya que tus expectativas son bajas. En un principio aceptas el compromiso para no revelar a la otra persona o a ti mismo que no te ves capaz y es precisamente el no tomar conciencia de eso mismo lo que después hace que no cumplas la promesa.

Como estás en negación del hecho de que no eres capaz entonces es cuando aparece la excusa para no sentir el malestar de tener que moverme y mejorar esa parte de mi para poder cumplir el compromiso. La negativa a ser personalmente responsable de algo tiene sus raíces en el miedo al fracaso ya que se tiene expetativas bajas. Esto da lugar a un mecanismos de defensa el cual uno de ellos es la excusa.

En un primer nivel una excusa consiste simplemente en encontrar o inventar una razón que explica el porqué algo está fuera de nuestra responsabilidad. Así culpas a otros o a las circunstancias de que no hayas conseguido tu compromiso:

“Pero estoy demasiado cansado para hacer ejercicio.”
“Pero yo no soy la clase de persona que va a ese tipo de eventos.”
“Pero yo no sé lo suficiente.”
“Pero es que yo nunca he hecho esto antes.”
“Pero es que había mucho tráfico”.
“Pero es que el despertador no ha sonado.”
“Pero es que mi esposa no me aviso de …”

¿Cual es la solución?

Aceptar que eres responsables de aquello a lo que te comprometes y de poner excusas cuando no lo eres. También es importate que desarrolles un talante abierto no sólo para reconocer tu propensión a poner excusas, sino para observar más profundamente y averiguar la realidad que hay detrás de que te pongas excusas en un nivel más elevado de conciencia.

Cuando te pones excusas, dentrás de ellas a nivel mental ocurren muchas cosas. Lo más importante es tomar conciencia que detras del hábito de poner excusas hay un acto inconsciente de cubrir una necesidad.

Para descubrir lo que está pasando en realidad tienes que irte a niveles más altos de conciencia donde se encuentra el origen de tu conducta.

Aqui te muestro una serie de pasos para que puedas llevar a cabo esta labor. Necestarás una hoja de papel para escribir:

PASO 1. Identifica el Resultado Deseado.

Piensa en alguna actividad que quieras hacer. Debes averiguar que es lo que sabes y no sabes hacer y reconocer en que te beneficiaría si lo llevases a cabo. Escríbelo.

Por ejemplo: comer bien y hacer ejercicio. Debes averiguar que es lo que sabes y no sabes hacer de eso que quieres hacer y después averiguar cuales son los beneficios que obtendrás una vez hayas conseguido tu objetivo.

PASO 2. Deja que surjan tus excusas.

Ahora deja rienda suelta a tus excusas y observa como van apareciendo cuando te planteas ser eficaz en el cumplimiento de tu objetivo.

Escríbelas y también escribe la respuestas a estas preguntas.

¿Qué te detiene?
¿Qué es lo que hay en el camino que te impide moverte?
¿Qué ideas, razones o explicaciones te estás dando a ti mismo para no tirar adelante?

PASO 3. Observa tu sistema de excusas.

Ahora observa lo que escribiste, tanto la actividad que deseas conseguir, es decir tu objetivo, como las excusas para que así puedas observar toda la estructura dinámica de tus pensamientos y de tus sentimientos y ahora escribe las respuestas a estás preguntas siendo sincero contigo mismo:

¿Cómo te sientes respecto de las excusas que te has puesto?
¿Cómo te sientes cuando te pones excusas cuando te propones conseguir objetivos que podrían mejorar tu vida?
¿Qué pensamientos profundos vienen a tu mente en estos momentos?

Lo más probable es que consigas respuestas del tipo:

“No sé …” (esta es la más común las respuestas).
“No sé … es que no no me gusta.”
“Me siento mal por no sentir el mismo entusiasmo cuando lo pienso que cuando me pongo en marcha.”
etc…

Por lo general las respuestas a estas preguntas indican que no hay una predisposición a ver o enfrentar el hecho de que te estás poniendo excusas y esto es un comportamiento normal humano ya que nos está protegiendo de un malestar. Esto es un estado que se llama “negación”. Y no es una negación consciente sino que es una negación inconsciente. Estamos negando y ni siquiera sabemos lo que estamos negando.

Lo que en verdad estamos haciendo es negar una situación que no nos gusta y que tenemos que cambiar ya que en el fondo sabemos que tenemos que pasar por un malestar para llevar a cabo ese cambio. Esto junto con nuestras bajas expectativas por miedo al fracaso hace que negemos lo que está ocurriendo. Queremos estar mejor, porque no estamos contentos, pero no queremos pagar el precio para estar mejor y es así como se origina la negación de que estamos mal.

Imagínate que tus objetivos conscientemente fuesen:

– Quiero estar en forma y delgado.
– Quiero generar un montón de dinero y convertirme en un éxito financiero.
– Quiero expandir mi carrera profesional.
– Quiero tener una familia cariñosa y feliz.

Sin embargo, tenemos una serie de deseos inconscientes que nos protegen del malestar y que pueden ser:

– Quiero conseguir las cosas por el camino fácil.
– Quiero una vida libre de problemas.
– No quiero trabajar como un exclavo toda mi vida.
– No quiero hacer cosas desagradables y aburridas.
– Solo Quiero hacer cosas estimulantes y emocionantes.

Aquí te puedes dar cuenta que los deseos inconscientes que te protegen no te dejan avanzar ya que para conseguir tus objetivos has de pasar por un periodo de malestar e incomodidad. Y es ahí donde negamos la situación y preferimos quedarnos como estamos antes de sentir malestar y a forma de conseguirlo es mediante una excusa.

¿Cómo se puede solucionar esto?

La solución está en la plena aceptación de tus excusas y las explicaciones que te das para no afrontar la situación. Y darte cuenta de que esto es sólo un mecanismo de protección de la mente que ahora ya lo estás haciendo conciente. Cuando hago esto, entonces , puedo distinguir entre lo que realmente está ocurriendo y lo que estoy negándome a mi mismo.

PASO 4. Honestamente evalua la calidad y la sofisticación de tus excusas. Convierte tus excusas en razones.

Desde la aceptación y el aprecio de tus excusas, ahora puedes evaluar con honestidad. Aquí es donde entra en juego tus explicaciones. Las explicaciones vienen en dos formas: excusas y razones. En este punto es cuando vas a empezar a distinguir entre una “excusa verdadera” y una “razon legítima” por la cual no lo vas a hacer.

Una excusa conlleva una incoherencia ya que la naturaleza de la expresión te pone en una posición de victima, es decir, no eres responsable. Hechas la culpa a alguien más o a las circunstancias y no hay una intención de arreglar la situación ni evitar que no suceda en un futuro.

Aqui algunos ejemplos:

– He llegado tarde a la reunión porque el reloj del comedor se ha estropeado.
– Mi informe lo he entregado tarde ya que mi jefe no me aviso que se vencía hoy.
– No voy a entregar el informe a la Junta de Directiva mañana, porque he estado de vacaciones estas dos semanas y no lo he preparado.”

Una razón se define como algo legítimo y veraz de una situación que incluye una explicación y una posición de responsabilidad, es decir hay una voluntad de ser dueño de su acciones y hacer frente a las consecuencias. Las razones tratan de aclarar la situación, quién fue el responsable, y cómo hacer frente a la situación y buscar soluciones inmediatas a fin de que se puedan hacer mejor las cosas ahora y en el futuro. Una razón no está motivada por el miedo y si está impulsada por el respeto y la integridad.

He aquí algunos ejemplos:

– La razón por la que llego tarde es porque he pinchado una rueda.
– A pesar de que se me asignó este informe el viernes pasado, la razón de que mi informe se haya retrasado es porque he querido añadir algunos aspectos que no tuve en cuenta en un principio y eran necesarios incluir sobre la marcha.
– La razón por la que no voy a dar la presentación en Power Point se debe a que el proyector se acaba de morir. Así que tendré que hacer fotocopias y repartirlas”

En este punto observa las excusas que te pones y conviértelas en razones en aquellos objetivos que quieras conseguir, para que así veas conscientemente que acciones debes tomar al respecto. Si no tienes ninguna acción que realizar por lo menos sabrás que no estás en negación y no te pondrás en marcha para conseguir tu objetivo por que tienes razones genuinas y no excusas.

La próxima vez que te enfrentes a un objetivo y te des un montón de explicaciones de porque no lo vas a hacer, pregúntate a ti mismo “¿Es esto una excusa o una razón genuina?. Siempre ten el coraje de actuar con integridad y honrar a tu autorespeto.

http://www.coachingexitopersonal.com/coaching-exito-personal-de-vida/%C2%BFexcusas-o-razones-genuinas/#more-327
Volver arriba Ir abajo
 
¿Excusas o Razones Genuinas?
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Los 7 Hábitos De Las Personas Genuinas
»  Los 7 hábitos de las personas genuinas
» El poder de las excusas
» Excusas y más excusas
» No más excusas

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Amarres de Amor con Magia Blanca :: AUTOAYUDA, MOTIVACIÓN, LEY DE ATRACCIÓN, RELACIONES :: SUPERACION PERSONAL, AUTOAYUDA Y LEY DE ATRACCIÓN-
Cambiar a: