Amarres de Amor con Magia Blanca
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.


Amarres de Amor, Hechizos, recuperación de pareja
 
ÍndiceBuscarPublicacionesRegistrarseConectarse
 

 NADA ME DEBES, Nada te Debo

Ir abajo 
AutorMensaje
Nemesis
CO-CREADOR@
CO-CREADOR@
Nemesis

Desde : 09/01/2009
He aportado : 24878

NADA ME DEBES, Nada te Debo Empty
MensajeTema: NADA ME DEBES, Nada te Debo   NADA ME DEBES, Nada te Debo Icon_minitimeDom Jul 21 2013, 06:31

Las personas somos libres. Sin embargo son muchos que presos de sus ideas, sus creencias, sus esquemas han perdido esa libertad valiosa y le han entregado semejante DON maravilloso como es su libertad a su carcelero, dándole a este el poder absoluto sobre ellos mismos.



Los vicios son carceleros, ponderar “el que dirán” sobre el pensamiento propio, sano, reflexivo es una actitud carcelera, perder la calma con facilidad, dejarse envolver por el orgullo, la rabia es una conducta carcelera.



Creer que la pareja tiene obligaciones contigo, que “debe” hacer ciertas cosas, que “tiene” que hacerlas cual programa previamente definido para que cuente con tu concurso, es una actitud a parte de absurda carcelera, porque sin notarlo le has entregado el poder de tu libertad a tu pareja que cuando haga las cosas de otro modo o no haga las que esperabas condicionará tu conducta y por consiguiente has perdido tu libertad. Esto es evidente cuando terminas molestándote, incomodándote, exigiendo, vociferando, discutiendo, saliéndote de las casillas.

¿Alguna otra muestra de que no eres libre?



Asumimos que amamos a alguien porque sí, porque es una situación que simplemente se da y de la cual no tenemos control. “En las cosas del corazón no se manda” dicen algunos. Pero lo cierto es que sí decidimos amar, por el simple hecho que de paso, elegimos a quienes no amar.



He notado que podemos terminar enamorados prácticamente de cualquier persona, es decir, son muchas las personas que fácilmente podrían quedarse con nuestros afectos, básicamente podemos encontrar casi que en cualquier individuo eso que nos atraiga y termine haciendo que nuestro corazón y nuestros pensamientos acaben en el lugar donde está esa persona que nos hace suspirar. Pero cuando maduros hemos cruzado las líneas de la fantasía, de la ilusión entramos en fases de crecimiento y desarrollo que nos dan la alternativa de escoger y de optar por esa persona que hemos comenzado a aprender a amar.



Una persona que está en una relación estable bien podría enamorarse de cualquier otra persona, quizás haya individuos por los cuales se siente o pueda llegar a sentirse especialmente atraído dada las características que esa persona tiene y que son de su agrado. Sin embargo no pasa de una normal admiración y respeto ese gusto que puede sentir.

¿Por qué es así?

Básicamente porque consciente y en pleno uso de su libertad ha entendido que si bien puede entregar su corazón casi que a cualquier persona ha optado por dárselo a la persona que ha “escogido” seguir amando y no a otra. No desea compartírselo a otra persona y ha optado desarrollarse plenamente desde el punto de vista emocional con la persona con quien comparte y no con nadie más.



Ahora bien, en ese uso de su libertad y consciente de que ha tomado esa decisión decide hacer cosas que expresen y demuestren eso que siente. Así por ejemplo, los detalles, las expresiones de cariño y yendo más allá el escuchar, comprender, la consideración, el estar allí, el apoyo, la entrega en fin, son decisiones tomadas desde su propio interior y siendo consecuentes decide compartir lo mejor que hay dentro suyo.



Lo hace no por recibir una paga, una gratificación, lo hace porque quiere, pues en el uso de esa su libertad decide dar, pero no exige, no impone, no obliga conductas, SÍ recibe, claro que recibe, entiende perfectamente que recibir gestos que abonen y solidifiquen su relación es importante pero también comprende que en el amor de pareja el ambiente que alimenta esa relación ES en doble vía dado que esto es necesario para la supervivencia de esa relación, pero esta persona siendo Libre NO lo exige.

Es más, entiende que la pareja NO está en la obligación de corresponderle de la misma manera, ni siquiera está en la obligación de dispensarle lealtad, ni fidelidad, esos son actos de la pareja que los hace porque quiere y que su compañero quien es libre agradece profundamente, gestos maravillosos que construyen y engalanan una relación que se hace cada vez más noble, más profunda, más madura.



Pero “debes serme fiel” es una imposición de alguien que ha perdido su libertad y está condicionado por los actos de su pareja, con esa actitud ha cedido su libertad, es la pareja quien le manda, lo mueve como mueve los dedos de su mano así aquel crea que en esa relación se hace lo que él diga. Eso es falso.



Tu pareja no tiene la obligación, ni el deber de serte fiel, te es fiel porque así lo desea y al igual que tú, ha tomado la decisión de amarte a ti y no a nadie más. No tiene la obligación de ser especial, ni detallista, pues cuando esto se obliga los gestos de amor no son producto del corazón libre sino de la imposición de una persona que ha llamado amor a su irracionalidad.



Igual tú decides si seguir al lado de alguien que en su libertad ha optado por la indiferencia, la simplicidad, la sequedad, la hostilidad, la frialdad. Pues tu corazón ES tuyo y lo entregas a quien quieras, pero te lo llevas cuando quieras porque es tuyo. Pues es en la libertad donde navegan los corazones maduros que son capaces de construir relaciones de esas tan maravillosas que los demás anhelan.



Cuando una pareja en el sano uso de su libertad optan por permanecer juntos es cuando se dan los milagros.



Estas parejas no pelean, no se enfrascan en discusiones destructivas, cínicas que minimizan y maltratan a su pareja y por consiguiente a la relación, no espían, no celan, no siguen, no esculcan, no revisan. Estas parejas disfrutan de sí mismas, pasan MUY bien y tienen ese “algo” que los mantiene enamorados incluso mucho tiempo después.



¿Por qué? ¿Cómo lo logran?



Porque son libres, porque no están obsesionadas con su pareja, porque no la condicionan, no le imponen, no fiscalizan sus actos. No le programan el día donde definen explícitamente lo que la pareja debe hacer para tener a su compañero feliz.

Entienden que su pareja le es fiel porque quiere, es especial porque quiere, le ama y le demuestra ese amor porque quiere. No imponen, no exigen, no coaccionan la conducta.



La pareja no tiene porque serte fiel, no tiene porque ser especial contigo, no tiene que demostrarte el amor y menos como tú digas, a veces exigencias compulsivas hasta por los más mínimos detalles que enloquecen a cualquiera y apagan la llama del amor.



TU PAREJA NADA TE DEBE. El día que quieras que te den lo que tú exiges no te mezcles en un noviazgo o en un matrimonio, el día que tú quieras que te den tal cual lo que exiges vete para un centro comercial y cómprate lo que deseas, pero no lo vas a poder comprar todo, porque el corazón de un ser humano no se puede comprar, ES GRATIS pero dependes de la persona SI QUIERE dártelo. Pero como eres libre, eso tampoco está dentro de tus obsesiones, pues insisto eres LIBRE, y eso no lo exiges, no lo obligas.



Hay relaciones que comenzaron con bases en el amor y que terminan convirtiéndose en cárceles donde los miembros de esa pareja acaban siendo el carcelero del otro. “Tienes que serme fiel”, “Tienes que Respetarme”, “Tienes que ser especial conmigo”, ¿Tengo? Una relación así es asfixiante y ahoga cualquier intento de amor.



TU PAREJA NO TIENE OBLIGACIÓN PARA CONTIGO, entiende que tu pareja es libre y en ese sentido, no puedes condicionar su libertad. Cualquier cosa que haga esa persona por ti y que contribuya en la relación es un gesto que hay que agradecer, pues lo hace por iniciativa y no porque le toca.



¡Hay una diferencia enorme entre llevar el desayuno a la cama porque quieres y otra porque te obligaron! En la primera hay amor, en la segunda hay otras cosas, pero NO amor.



De la misma manera tú no tienes obligación para con tu pareja, NADA LE DEBES, en consecuencia tu manifestación de amor es libre, nace de lo profundo de tu ser y no es el resultado de una condición que te impone tu pareja para mantener una relación que tarde o temprano va a morir, así toda la vida sigan juntos.



No pueden condicionarte con el discurso aquel y por demás manipulador que se apoya en todo lo han hecho por ti y entonces, tú debes corresponder de la misma manera. “Tanto que he hecho por ti, tanque te he dado, entonces tú deberías…”



Tú no debes nada. Es necesario comprender que las parejas maduras están en un acuerdo de respeto a sus libertades y entonces, su relación es un espacio para la libre expresión, para el libre desarrollo, para el libre paso a la felicidad. Cuando esto es así y así lo entiendes tú te liberas y no tienes necesidad de fisgonear a tu pareja, de “respirarle en la nuca”, de “marcarle el paso”, pues no necesitas de eso para estar bien porque comprendes que tu pareja NO TIENE NINGUNA OBLIGACIÓN CONTIGO.



Cabe entonces acá el pensamiento que puedo hacer lo que se me venga en el regalado deseo y me vale, me importa poco lo que pueda sentir la otra persona, pues dado que NADA DEBO y NADA ME DEBEN entonces soy libre de hacer lo que quiera, independientemente de lo que la pareja pueda sentir.



Si bien es cierto que los sentimientos de otra persona son eso, sentimientos, y estos son de esa persona y en consecuencia eso que pasa entre el pecho y la espalda de alguien es responsabilidad de ese alguien también cabe acá la reflexión de San Agustín el gran Obispo de Hipona. “Ama y Haz lo que Quieras” ¿Lo que quiera?, Sí, lo que quieras. Porque el que Ama, trata con amor, cuida con amor, se comporta con amor y en consecuencia actúa con amor, es decir, respeta, considera, no haría cosas que dañarían a su pareja simplemente porque de verdad ama.



No le hablo a los perfeccionistas compulsivos que compensan sus falencias interiores y no aceptan cierto tipo de situaciones que normalmente se presentan al interior de las parejas pues cuando esto sucede, este individuo estalla, explota en la actitud que no acepta, que trata de inadmisible cierto tipo de conductas, que no tolera imperfecciones ni desvíos según su punto de vista. Un individuo así, así hable de manera elegante y con palabras atractivas que respalda su conducta le ha entregado después de la vida su don más preciado al carcelero, pues no nota que pasó o mejor se bajó de nivel al imponer cierto tipo de conductas. Es un esclavo y se siente orgulloso de ello, lo que pasa es que no lo nota.



El concepto de la libertad es tan difícil de entender porque hemos vuelto la esclavitud un estilo normal de vida. Es tan cruel que quien se ve libre en cualquier momento busca un carcelero que lo aprese. La conducta carcelera brinda ese algo de seguridad que la libertad no, pues en la libertad la seguridad cae dentro de nosotros, en cambio en la conducta esclava la seguridad cae fuera y así, tendremos muchas maneras de justificar y explicar porqué nos pasa lo que nos pasa y fácilmente en esta conducta siempre habrá responsables a quien señalar.



En la libertad el responsable soy yo, y créeme, para muchas personas asumir la responsabilidad es una cuestión que es inadmisible. Siempre será para ellos más fácil culpar a alguien más.



Vivir en libertad a nivel de pareja es tan complejo dado que acostumbrados a ser esclavos creemos que cuando la pareja siente celos por nosotros, cuando nos acecha, nos vigila, está a toda hora con nosotros pensamos que eso es amor. Es muy difícil comprender a una persona que no nos ata, no nos amarra, no nos aprisiona, no nos fiscaliza, pues el concepto de esclavitud está tan marcado que decimos que esas conductas son de indiferencia, dado que si amara sería celoso, acechador, perseguidor y tantas cosas más absurdas y aburridas que se inventan las personas acostumbradas a vivir con grilletes en sus muñecas.



No exigir pero sí solicitar. Se puede hablar con la pareja desde el corazón mismo de la libertad y reflexionar sobre esa relación con el ánimo de mejorarla y comentar cosas que puedan hacerla mejor y después hay que soltar, en otras palabras, planteadas las opciones que mejorarían a ambos, o esos detalles que te agradaría recibir dejas sueltas las sugerencias que a manera de semillas broten en el terreno fértil del corazón de esa persona que te dice que te ama. Esto lo haces así porque respetas tu libertad y en consecuencia también la libertad de tu pareja, así, no impones, no hostigas, no molestas, no pasas revista, no vigilas, tampoco esperas, pues como en la conciencia tuya sabes que eres libre te comportas como quieres es decir, das, das, das mucho a tu pareja y estás atento a los signos y sugerencias que te permitan mejorar como arte y parte, como protagonista de esa relación.



¿Qué hacer entonces?, ¿cómo dar con una persona de ese nivel? No creo en eso en que las cosas del corazón uno no manda. El corazón está dentro de nosotros y por consiguiente cada uno es dueño de él, de tal manera que lo pasa por razón del corazón es responsabilidad de su dueño, SOMOS LIBRES, pero al permitir la esclavitud en nuestras vidas, siempre será más fácil de decir que no mandamos en nuestros sentimientos y en ese sentido cuando comentamos eso, hemos cedido nuestro sentir a las circunstancias o a otra persona. ¡MUCHO CUIDADO!



Un sentimiento puede aparecer sin que se note, pero el crecimiento del mismo depende del alimento que se le, y eso está en manos de cada quien que han decidido consciente o no de seguir adelante con eso. Mucho cuidado a quién le das el corazón, eso puede ser tan significativo que puede partir tu vida en dos.



Puede que des con alguien que tenga características atractivas tanto físicas como de personalidad, pero ten en cuenta una adicional. Da con un ser humano normal, con sus luces y sombras, sus fortalezas y debilidades pero que sea respetuoso de principios y fiel a ellos y habrás encontrado a un ser humano con quien compartir y por lo menos tener una buena historia que recordar. Pero ante todo y sobre todo un ser humano LIBRE.




Libre en este caso es una persona que ha “elegido” vivir de acuerdo a esos principios, Principios de respeto, felicidad, cordialidad, escucha, creatividad, entrega, iniciativa, comprensión y tantos más que adornan las vidas de seres humanos excepcionales.



Y cuando des con alguien así, no comiences a exhibir las cadenas de la imposición, de los celos absurdos, de los cuestionamientos incesantes e irracionales pues personas así saben que a ellos tú NO LES DEBES NADA pero también son conscientes que NADA TE DEBEN y así, comprenden que su permanencia en esa relación está determinada por una decisión que han optado por mantener, pero también tienen claro que el corazón de ellos es de ellos y te lo han entregado porque quieren, pero también saben que se lo pueden llevar cuando quieran. Así que ten mucho cuidado porque sin notarlo podrás haber perdido a un gran ser humano aun cuando permanezca a tu lado todavía por un tiempo, pues perdiste ya su alma y corazón que hace rato se fueron.



La muestra que la libertad para algunos apenas es un vago concepto, es el hecho inaceptable e intolerable de pensar para ellos en términos de NADA TE DEBO, NADA ME DEBES pues se sentirán inseguros y amenazados, creerán que les van a fallar, a traicionar, a dañar. Esa persona es esclava de sí misma, de sus inseguridades y de paso ha entregado la potestad de sí mismo a la otra persona y como normalmente cada quien da con personas que son como ellas, no es extraño encontrar parejas conformadas por individuos inseguros que se sienten amenazados al lado de personas inseguras que se sienten amenazadas que forman relaciones pobres, difíciles, disfuncionales, relaciones de las cuales se quejan pero que no pueden dejar, pues es imposible que esclavos por voluntad dejen a su amo, al que le han entregado su libertad, en una conducta de dolor que o les produce placer o es imposible aceptar el hecho de ser libres.



Siempre será más cómodo ser esclavo emocional, pues en cierta forma hay cierto nivel de seguridad que produce tranquilidad. Se han garantizado ciertos mínimos, una persona que se puede controlar, manipular y afectar negativamente. Es decir se ha garantizado el alimento que da de comer al niño que aun no ha madurado y que vive sino en uno de los miembros de la relación, en los dos.



En las relaciones libres, con personas libres, no hay nada garantizado, no hay asientos de seguridad, pero al no tener asideros, todos es posible, lo imposible es un anecdotario o son historias de otras parejas, pues al ser todo posible, una relación maravillosa está a las puertas de esos dos que entendieron en el seno de su libertad que NADA ME DEBES NADA TE DEBO, y logran vivir relaciones espectaculares que los esclavos emocionales añoran y jamás podrán entender cómo llegaron esos allá. Suerte dirán. Incluso acá no pueden ser responsables, y le adjudican a la suerte que aquellos vivan esa relación de ensueño que ellos en corazón añoran y que no aceptan que la quieren en vos alta.



Es en la libertad donde está la realización emocional, NADA ME DEBES NADA TE DEBO, pero para dar con alguien debes ser libre en tu corazón primero, de lo contrario, las águilas siempre huirán a las cárceles del corazón.

http://www.hectormora.com/sitio/index.php?option=com_content&view=article&id=65:nada-me-debes-nada-te-debo&catid=38:parejas&Itemid=59
Volver arriba Ir abajo
 
NADA ME DEBES, Nada te Debo
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Amarres de Amor con Magia Blanca :: AUTOAYUDA, MOTIVACIÓN, LEY DE ATRACCIÓN, RELACIONES :: RELACIONES Y FAMILIA :: VIDA EN PAREJA-
Cambiar a: