Amarres de Amor, Hechizos, recuperación de pareja
 
ÍndiceBuscarPublicacionesFAQRegistrarseConectarse
Últimos temas
» los ,,otros, españoles en Rusia
por gerundio Hoy a las 10:44

» Adivinación por litomancia
por gerundio Hoy a las 09:42

» La conspiración en la muerte de Lorca
por gerundio Ayer a las 18:01

» NO SEAS CORRIENTE
por javi Ayer a las 16:31

» Cuando los emús declararan guerra a Australia et d,otras guerras desconocidas
por gerundio Ayer a las 12:00

» La muerte de Stalin ...gran conspiración
por gerundio Mar Mar 19 2019, 18:08

» La pirámide de la Antártida .- ¿ ficción o verdad ?
por gerundio Mar Mar 19 2019, 12:41

» Barrabás ¿ el definitivo estudio ? teoría Alvarez Valdés
por gerundio Lun Mar 18 2019, 17:09

» Invocaciones, según Hermas et otros
por gerundio Lun Mar 18 2019, 13:00

» Rancho Alien .- invasiòn ebe....lugar de terror ....
por gerundio Dom Mar 17 2019, 18:30

» Cruces malditas......el diablo tras la cruz ...como lo evitar
por gerundio Dom Mar 17 2019, 12:49

» La peña de Francia y sus espantos ... contatco con otros mundos
por gerundio Sáb Mar 16 2019, 17:05

Anuncios

    No hay anuncios disponibles.


    Comparte | 
     

     EL ENOJO DE LA DIOSA

    Ir abajo 
    AutorMensaje
    Nemesis
    CO-CREADOR@
    CO-CREADOR@
    Nemesis

    Desde : 09/01/2009
    He aportado : 24777

    MensajeTema: EL ENOJO DE LA DIOSA   Vie Jul 26 2013, 22:13

    “Erisictón se puso en marcha con veinte de sus servidores armados de hachas y corrieron hacia el bosque sagrado de Deméter. Había allí un álamo. Fue el que golpearon en primer lugar. Deméter tomó la apariencia de Nicipe a la que la ciudad había hecho sacerdotisa pública.

    Tratando de apaciguar al impío mortal, habló así: “Hijo, detente, no sea que Deméter venerada se encolerice, pues es su santuario lo que saqueas”.

    Entonces, mirándola fieramente le dijo Erisictón: “Retírate de aquí, no sea que te hunda mi gran hacha en la piel. Con esto techaré mi sala en la que pienso celebrar a diario deliciosos banquetes para mis amigos”. Así habló el joven.

    Deméter se encolerizó hasta lo indecible y tornó a su forma de diosa y respondió al violento caudillo: “Sí, sí, constrúyete una sala en la que dar banquetes, pues frecuentes serán los festines que haya para ti en lo sucesivo”.

    Una vez dicho esto, al punto puso en él un hambre enorme. Comía e inmediatamente sentía apetito de nuevo y todos los alimentos ingeridos por él fluían sin provecho. Cuando los dientes del infeliz hubieron agotado las bien provistas despensas, entonces, el hijo del rey, fue a sentarse en las encrucijadas, mendigando trozos de pan y desperdicios de comida.”

    Calímaco, Himnos VI, a Deméter 32 – 116

    Deméter, es la diosa relacionada con la agricultura y el cuidado de la naturaleza, en la mitología griega. El relato que acabamos de citar, en el que aparece un personaje llamado Erisictón, tiene real vigencia, si consideramos la situación actual de depredación y violación del equilibrio que se da en toda la Tierra.

    El nombre ‘Erisictón' se compone de dos raíces. La primera, viene de un verbo que significa “arrastrar, arrancar, arrasar”. La segunda, se puede traducir por tierra: ‘ cton '. O sea, que Erisictón es el que arrasa la Tierra . Como ya sabemos, los personajes de los mitos, evocan cualidades humanas. Es decir, que Erisictón, alude a la faceta arrasadora que tenemos los humanos respecto de la Tierra , acentuada en los últimos siglos por las “civilizaciones”. La disputa con Deméter, nos revela que la diosa es la primera ecologista.

    Erisictón, personaje brutal y desmedido, desoyendo las advertencias de Deméter, tala un bosque sagrado para construir su sala de banquetes.

    La respuesta de la diosa ante esta acción de Erisictón, no es, simplemente, una condena a pasar hambre, sino a un hambre insaciable . Lo hunde en un estado en el que, por más que coma, no va a saciar su hambre. Es muy interesante la diferencia, porque se está refiriendo a la lógica del consumo desenfrenado, sin medida.

    El supuesto “castigo” de la diosa, encierra una gran sabiduría, no es algo ajeno al error cometido, sino que lleva el error a su extremo. Aquí, es como si Deméter le dijese: “Bien, ¿para ti no hay límite alguno? ¿No hay nada sagrado? Entonces, tampoco va a tener límite tu hambre”.

    Erisictón llega a prostituir a su propia hija para conseguir alimentos y, finalmente, termina comiéndose a sí mismo. Esta falta de toda jerarquía, de todo límite a la codicia es autodestructiva. Una oportuna advertencia acerca de la suicida tendencia consumista que va aceleradamente ganando a los actuales “erisictones”.

    Ani Zetina
    Volver arriba Ir abajo
     
    EL ENOJO DE LA DIOSA
    Volver arriba 
    Página 1 de 1.

    Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
    Amarres de Amor con Magia Blanca :: MAGIA BLANCA, ENERGÍAS, PARANORMAL :: ENIGMAS :: MITOLOGIA-
    Cambiar a: