Amarres de Amor, Magia Blanca, Hechizos, recuperación de pareja
 
ÍndiceBuscarPublicacionesFAQRegistrarseConectarse
Comparte | 
 

 El viaje…la carretera y sus sensaciones

Ir abajo 
AutorMensaje
Guerrero de Luz
CO-CREADOR@
CO-CREADOR@
avatar

Desde : 06/12/2008
He aportado : 4682

MensajeTema: El viaje…la carretera y sus sensaciones   Lun Mayo 25 2015, 23:10

Hoy tuve una dosis de Inspirulina y quise compartir esto con toda la comunidad.
Desde el día en que nacemos iniciamos nuestro recorrido o viaje, el viaje de nuestras vidas. Los primeros años guiados y acompañados por nuestros padres (en el mejor de los casos), para otros, por familiares cercanos, pero siempre de la mano de seres que van formándonos, moldeándonos con su ejemplo.
Pasan los años y el entorno también se hace cargo de tallar nuestra personalidad y carácter, generamos amistades alrededor de nuestros hogares, en nuestros sitios de estudio, trabajo; todos estos lugares y las personas que forman parte de ellos nos van transformando, como arcilla en mano de ceramista.
Llega el momento de transitar solos y emprender el camino volando del nido, para ello creemos conveniente cargar nuestra mochila de todo aquello que consideramos nos será de utilidad, se puede decir que va llena de “objetos inútiles” y “objetos de valor”, como son los principios inculcados, los conceptos por compromisos sociales, autocrítica, autoestima, responsabilidad, consciencia, determinación, deseos, desamor, rencor, culpa, envidia, egoísmo, rabia, perdón, amor… La lista es realmente interminable.
Así transcurre nuestro viaje cargándose de sensaciones y emociones placenteras y no tanto, cada cual representa un aprendizaje. Cuando se nos dan los elementos necesarios para emprenderlo, nuestros sentidos están más ávidos, más despiertos y valoramos el aprender de cada experiencia.
En el viaje se van suscitando momentos en donde afloran cada uno de esos “objetos” que llevamos en la mochila, en mayor o menor medida. Muchos de ellos no nos permiten disfrutar los detalles de la carretera, del camino; apreciarlos, entenderlos. Cuestionamos el por qué esos detalles están ahí, por qué suceden, por qué nos agobian (aquellos que consideramos en nuestra contra). Nos empeñamos en racionalizar todo lo que sucede a nuestro alrededor y nos perdemos la “magia de la creación” y la oportunidad de aprender y crecer con cada obstáculo que se va presentando.
Los años y la experiencia nos dan la sabiduría necesaria para ir desechando “objetos” de nuestra mochila y al sentirla más liviana el viaje se hace más placentero. Analizamos que hemos perdido tiempo valioso cargándolos y llevándolos a cuesta innecesariamente y al momento de deslastrarnos de ellos sentimos un alivio inmenso y el subconsciente nos grita ¿Por qué no lo habías hecho antes?, no te agobies, la respuesta al subconsciente es sencilla ¡No estaba preparado para dejarlos atrás!
Seguimos transitando, aprendemos a ver con los ojos cerrados, a sentir en su máxima expresión, a percatarnos de situaciones que siempre han estado pero antes no las notábamos, a valorar la carretera. Esta por un momento se vuelve un camino de piedra, otro una vía asfaltada y hasta llega a transformarse en una gran autopista donde el viaje se hace más vertiginoso; cada una nos permite vivir una sensación distinta, a cada una la sobrellevamos y seguimos dejando en ella restos de nuestra pesada mochila.
La mochila se libera y se vuelve a cargar de “objetos nuevos”, a ellos hay que aprender a valorarlos, aprender a reconocer cuales merecen la pena llevar, porque en algún momento nos serán necesarios para conectarnos a tierra, recordarnos quiénes somos, de qué estamos hechos y a dónde queremos ir; por otro lado es importante ir dejando a orillas de la carretera los más pesados, que no nos permiten avanzar, los que nos anclan en el pasado, en la zona de confort y no nos permiten extender las alas.
Cada día tenemos menos fuerzas para cargar la pesada mochila y por experiencia y necesidad la vamos vaciando, dejando más espacio para albergar el “objeto” más valioso, el Amor, que nos mantiene firmes en el recorrido. Al final y rememorar el viaje, será una experiencia maravillosa, con sus agridulces sabores, pero maravillosa, que al final del camino sintamos que valió la pena lo vivido, que dejamos una huella a nuestro paso que será digna de seguir como guía.
Apuntemos la vista siempre hacia el horizonte, apreciando la carretera que nos ha tocado transitar para hacer nuestro preciado viaje, recorriendo nuestro destino. Viviendo el día y la noche, adaptando nuestros sentidos a la luz y a la oscuridad para apreciar lo que nos ofrece. Aquí me permito parafrasear a un ser humano de calidad especial, quien me comentó su interpretación de la carretera y el viaje, permitiéndome visualizar este escrito y analizar el entorno de una forma diferente… Viendo a través de la carretera lo que esta transmite luego de una torrencial lluvia, al culminar y seguir transitando, observamos el reverdecer del paisaje, un pasto suavizado bajo la presión del agua que aún yace en él; agua que se ha desplazado a cántaros creando charcas a su paso, dejando evidencias de la intensidad de la tormenta. Desplegándose aún por la carretera que se observa húmeda, escurrida, no mojada, la vivimos, la inhalamos y apreciamos el olor a tierra mojada, que no significa el llanto del cielo, sino un nuevo renacer, reverdecer y la cautela con que nos obliga a transitar. Esa humedad nos inunda el alma de renovadas energías para continuar disfrutando el viaje y descubriendo las sensaciones de la carretera.
María Carolina Rivas
http://www.inspirulina.com/el-viaje-la-carretera-y-sus-sensaciones.html
Volver arriba Ir abajo
 
El viaje…la carretera y sus sensaciones
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Amarres de Amor, Magia Blanca, Hechizos, recuperación de pareja :: AUTOAYUDA, MOTIVACIÓN, LEY DE ATRACCIÓN, RELACIONES :: LUZ PARA EL ALMA :: POESIAS Y REFLEXIONES-
Cambiar a: