Amarres de Amor, Magia Blanca, Hechizos, recuperación de pareja
 
ÍndiceBuscarPublicacionesFAQRegistrarseConectarse
Comparte | 
 

 El Bosco, historia de un pintor maldito

Ir abajo 
AutorMensaje
Nemesis
CO-CREADOR@
CO-CREADOR@
Nemesis

Desde : 09/01/2009
He aportado : 24777

MensajeTema: El Bosco, historia de un pintor maldito   Dom Ene 01 2017, 21:49

La historia de el Bosco, como es conocida mundialmente, pero cuyo nombre real es Hyeronimus Van Acken comienza en el año 1493 en la aldea Hertogenbosch, digo comienza por que es realmente cuando dicho pintor comienza a pintar esos cuadros demoníacos. 
La historia comienza en dicha aldea una noche en la cual un incendio provoca la muerte a seiscientas cuarenta y tres personas las cuales murieron abrasadas por las llamas en un pajar. El chaval observó como ardían aquellas gentes y morían sin que sus vecinos pudiesen hacer nada por sofocar las llamas, entonces Hyeronimus obligado por su abuelo le hizo abandonar aquel dantesco espectáculo llevándolo a su casa la cual estaba muy cerca de lo acontecido. Las llamas ardieron hasta que al otro día se apagaron solas habiendo dejado calcinados a todas aquellas pobres gentes. Desde ese día, el muchacho actuaba de un modo extraño y el abuelo a la noche siguiente del incendio observó que el muchacho desde su habitación observaba y a la vez pintaba, el abuelo le preguntaba que donde había visto eso que dibujaba en aquellas tablas y él le dijo que fuera, en el lugar del incendio. Cuando el abuelo miró aquel cuadro, lo que allí vio era una escena dantesca como si fuese una parte del infierno, en aquel cuadro se contemplaba como unas gentes vestidas de largo luto se llevaban los pedazos calcinados de los muertos en carretas. El niño asustado le dijo al abuelo que ya no pintaría mas si aquello no le gustaba y el viejo le dijo que sí dándose cuenta de que aquel muchacho veía mas allá de lo que percibía cualquier ojo humano. 
El niño creció y seguía pintando cuadros macabros, pintó y pintó guiado ya por el maestro de una orden hereje el cual le pedía que los pintara metiéndolo en los lugares con mas dolor ya que de esa manera el muchacho veía cosas que nadie podía ver, él veía el infierno y lo plasmaba en aquellos lienzos. Llegó a pintar hasta lo contemplado en las mismísimas mazmorras del palacio ducal de Venecia en el cual ajusticiados por los “Signori de Notte” murieron miles de reos acusados de herejía, después de eso se le perdió la pista y solo se encontraban ya cuadros de sus discípulos, se dice que murió allí en las mazmorras de Venecia.
 

¿Sus obras malditas?


Desde esos tiempos y hasta nuestros días las pinturas relacionadas con “El Maestro” como así se le conocía a Bosco, fueron perseguidas y quemadas las que se encontraron. La iglesia siempre las tuvo como malditas y herejes y por eso eran perseguidas. Hubo en la antigüedad (y aun en secreto puede existir) una sociedad llamada o mas bien que su sello era una mano blanca la cual trataba de acabar con esas obras a toda costa, sin importar las vidas que con ello llevase arrebatar. Entre ellas las mas famosas son “El jardín de las delicias”,”Los pecados capitales” etc. 



¿Porque fueron perseguidas sus obras?


Pues bien todo comienza en los tiempos en que reina en España Felipe II, el cual murió estando en una suma locura según cuentan por culpa de aquellas demoníacas obras a las que el monarca les guardaba mucho aprecio y con los cuales se pasaba horas y horas en su alcoba contemplándolas. Cuentan (no hay documentos que lo afirmen ya que el rey ordenó no hacer biografía) que el monarca estaba obsesionado hasta tal punto con las obras de aquel pintor que hizo a sus súbditos recorrer media Europa en busca de ellas a cualquier precio. 
Toda esta loca persecución comienza en el año 1598 en el monasterio del Escorial, en los últimos días el monarca llegaba a la locura y decía cosas surrealistas (o no) y una noche en su alcoba se oyeron gritos rápidamente su mas fiel obispo, el padre Atienza acudió rápido a sus aposentos y vio al monarca en la cama con la cara como si hubiese viajado a los infiernos. De su boca solo salía una frase: "el perro negro y el hombre de negro", el padre intentó disuadirle y decirle que era todo un sueño aunque el monarca decía que no, que salían de los cuadros aquellos cuadro que colgaba de las paredes de dicha alcoba. Al paso de las horas el rey estaba ya en sus últimos alientos de vida cuando de pronto, sonó un ruido en aquella alcoba, el padre fue a ver lo que ocurría y de pronto vio a los pies de la cama del rey una especie de perro negro el cual parecía que salía del mismo infierno sin saber que hacer corrió en busca de ayuda se encontró en la biblioteca a un escribiente y le contó lo visto el escribiente le dijo que el también lo había visto días atrás, después corrió lleno de valor a la alcoba y vio que todo estaba en perfecto estado pero el monarca ya había dejado esta vida. Lo que contempló fue la cara desencajada de miedo del monarca ya fallecido. 
Desde aquel mismo instante el padre Atienza mandó crear una orden (la de la mano blanca) que persiguiese a todo lo que estuviese relacionado con El Maestro ya fuese secta, discípulos y cuadros.
 



Muertes a causa de estos cuadros


Muchas han sido las muertes por estas demoníacas pinturas desde la antigüedad hasta nuestros días y todas ella unas por causas anormales y otras por la orden de la mano blanca la cual perseguía a todo aquel que osase descubrir el poder que solo Bosco descubrió. 
Datos fiables son la muerte de un periodista argentino en los 80 el cual fue hallado en el camposanto de Tinieblas de la Sierra (su caso un misterio) el caso no paso a mayores pero cierto es que algo grande descubriría para acabar de aquella horrible manera, muerto con la cara desencajada encima de una fría lapida. 
Años después mas personas fueron perseguidas y algunas muertas en extrañas circunstancias como la muerte de un coleccionista alemán que se arrojo por su bacón después de adquirir unas obras de este pintor, ¿Casualidad? ¿Conspiración? ¿O mano blanca?
 

¿Que veia El Bosco para pintar esos infiernos?


Cuentan que el pintor se encerraba cerca de donde hubiese sufrimiento y entraba en una especie de trance hacia el otro mundo del cual luego regresaba y en el cual veía esas horrible imágenes que luego con su magia de pintor plasmaba en sus cuadros. También dicen que algunos de los que investigaron al Bosco tuvieron visiones de hombres de negro y perros negros. 

Fantasmas en el escorial


La verdad sea dicha muchos de los trabajadores del escorial aseguran que algunas noches se escuchan risas y se ve a un perro negro deambular por los pasillos del grandioso monasterio, otros por el contrario afirman haber visto a un hombre alto vestido de negro paseándose por las habitaciones. 


Profundicemos en sus pinturas


Tríptico de las Delicias 

 

TRIPTICO CERRADO 



La Creación 
Los batientes del tríptico cerrados nos muestran, pintados en grisalla, un momento de la creación del mundo, representado por una esfera de cristal. 
En la parte superior aparece el Creador y una cita bíblica, extraída de los Salmos:"El lo dijo y fue hecho todo. El lo ordenó y todo fue creado".En la parte izquierda representa la Creador. 
La escena parece corresponder al tercer día de la creación, durante el cual -según los apócrifos- Dios creó el Paraíso, lo que establece una estrecha relación con el contenido de las tablas abiertas. 


TRIPTICO ABIERTO


 

Al abrirse, el tríptico presenta, en el panel izquierdo, una imagen del paraíso donde se representa el último día de la creación, con Eva y Adán, y en el panel central se representa la locura desatada: la lujuria. En esta tabla central aparece el acto sexual y es donde se descubren todo tipo de placeres carnales, que son la prueba de que el hombre había perdido la gracia. Por último tenemos la tabla de la derecha donde se representa la condena en el infierno; en ella el pintor nos muestra un escenario apoteósico y cruel en el que el ser humano es condenado por su pecado. 

La estructura de la obra, en sí, también posee un encuadre simbólico: al abrirse, realmente se cierra simbólicamente, porque en su contenido está el principio y el fin humano. El principio en la primera tabla, que representa el Génesis y el Paraíso, y el fin en la tercera, que representa el Infierno. 


PANEL IZQUIERDO:El Jardín del Edén 



En este panel nos muestra una escena del Paraíso en la que Dios entrega Eva a Adán como mujer. Es el origen del pecado de la lujuria que se desencadena en la tabla central. El Bosco reproduce la mentalidad medieval: "la culpa de Eva" en el inicio de los males de la Humanidad. 
En la parte superior están representadas la Fuente de la Vida, el Árbol del Bien y del Mal (con la serpiente) y el Árbol de la Vida (un drago canario). 
Están rodeados de animales, algunos en lucha entre ellos anunciando los futuros males del mundo. Se ha querido ver en ellos un significado simbólico, procedente de los bestiarios medievales. En algunos casos tal vez haya simplemente una intencionalidad burlona y desenfadada, como en el conejito, alusión al sexo femenino, situado junto a Eva. 
Nos presenta una figura de Dios muy joven, convención muy frecuente en la literatura holandesa del siglo XV donde el matrimonio entre Adán y Eva es realizado por un Dios juvenil. 
Como es habitual en El Bosco, el Paraíso no existe enteramente libre de al menos una prefiguración del diablo, que aparece como un foso en el primer plano, del que están emergiendo una gran variedad de criaturas. 


PANEL CENTRAL: El Jardín de las Delicias 



Representa el dominio de la lujuria en el mundo, descrita a través de todo tipo de relaciones sexuales, manifiestas de una forma rotunda: cuerpos desnudos de hombres y mujeres, blancos y negros, se mezclan, se tocan, bailan..., en parejas, en grupos, heterosexuales, homosexuales, onanistas... 
Pese a una primera impresión de desorden, la escena se ordena en tres niveles en altura: 
La parte superior, con detalles que se perciben difícilmente por su pequeñez y rareza (humanos alados, grifos...) aparece dominada por construcciones fantásticas, entre las que destaca la Fuente de los Cuatro Ríos del Paraíso Terrenal, falsa fuente del paraíso, inestable, amenazando ruina con sus paredes cuarteadas. 
En el centro de la composición, la gran cabalgata del deseo, girando en círculo en torno a un estanque, donde se bañan varios grupos de mujeres. 
En el plano inferior la sexualidad se manifiesta de mil maneras, tanto en las acciones de la masa de hombres y mujeres, todas ellas de inequívoco signo erótico, como en las connotaciones sexuales de plantas, frutas y animales. 
En las esquinas inferiores aparecen dos focos de atención peculiares. A la izquierda, un grupo que señala la tabla de la izquierda (el Paraíso), hacia la Eva de la Creación, poniendo el acento en el papel que desempeña en el engaño de la tentación. A la derecha: en la cueva se encuentran Adán y Eva, testigos de lo que ha acaecido al mundo por su causa. El dedo acusador de Adán responsabiliza a la mujer. 

“Aquellos que has visto danzando y jugando en las praderas verdes salpicadas de flores y árboles, son los que aspiran a los placeres de este mundo. Buscan la saciedad de los placeres de la carne y de los sentidos, y se aplican a seguir sus inclinaciones sensuales, Absortos en su frenesí, no saben que Dios existe; no creen más en Dios, ni en el cielo, ni en el infierno: Está escrito: el tonto dice que Dios no existe.” (Hendrick Mande, siglo XVI). 

El Jardín de las Delicias es un engañoso jardín de los falsos placeres terrenales, una consecuencia del pecado original. Cada detalle de este “mundo al revés” nos lo advierte en el panel central: es el paradisíaco ensueño es el reino de lo no durable. 


La Sexualidad 

 

En el panel central El Bosco refleja los pecados a los que se abandona la humanidad tras la caída del pecado original, poniendo el énfasis en el pecado de la lujuria. 
En este panel manifiesta de forma rotunda todo tipo de relaciones sexuales. Abundan las parejas heterosexuales en actitudes de claro contenido erótico, pero están también presentes con meridiana claridad alusiones a la homosexualidad (hombre agachado al que otro le inserta una flor en el ano), al adulterio (el marido engañado que lleva a sus espaldas a los amantes encerrados en un mejillón) y al onanismo. 
Esta actitud del Bosco, complacientes en aquello que parece condenar, llevo a algunos autores como Fraenger a considerar demasiado alegremente que el Bosco pudo pintar esta obra como ilustración de los contenidos de la secta hereje de los “Adamitas”. La escena representaría el Paraíso sensual de los adamitas, libre de prejuicios y frustraciones y en íntimo contacto con la divinidad a través del amor espiritual y físico. Los Hermanos del Espíritu Libre basaban su doctrina en la creencia de que tanto el bien como el mal dependen de manera exclusiva de la voluntad divina y de que, por tanto, el hombre no puede merecer la vida eterna por sus propios méritos. La humanidad, en consecuencia, estaba destinada a la salvación eterna y la existencia del infierno era una fábula. Para los adamitas, la represión del pecado (predestinado a producirse) era peor que el mismo pecado. El acto sexual era un placer paradisíaco. La unión del placer y el amor, sensual y espiritual, era el mejor de los medios para restablecer la inocencia perdida del Edén. 


La fuente del paraíso



 

La parte superior del panel central aparece organizada en torno a la Fuente de los Cuatro Ríos del Paraíso Terrenal. A cada río le corresponde una construcción, una puerta de salida. Esta es una falsa fuente del paraíso, inestable, irregular, amenazando ruina con sus paredes cuarteadas. 
En su interior una pareja se manosea y otro enseña el trasero. 
Otro elemento característico de las imágenes bosquianas lo constituyen los acróbatas. Durante la Edad Media (canecillos románicos, manuscritos) estos personajes, junto a los juglares, son un claro referente de la sexualidad y por ello frecuentemente son condenados por la iglesia. 


La ronda del deseo 

 

En el centro del panel central se desarrolla la gran cabalgata del deseo, con los jinetes a lomos de las monturas de sus pasiones girando en círculo en torno a un estanque, la fuente del amor, donde se bañan varios grupos de mujeres, en espera de un encuentro que se adivina carnal. 
Los animales montados por los hombres (unicornios, leones, osos, toros, panteras, jabalís, grifos, cabras...) son evidentes símbolos de la lujuria. Las mujeres llevan casi todas algo sobre sus cabezas: pavo real, garzas, frutos caducos..., símbolos de la vanidad. 
Un hombre parecer no haber resistido la tentación y se precipita al agua, recibido por una muchacha. Otra se prepara a salir del agua. El que monta el unicornio de asta ramificada muestra una actitud masturbatoria. Otros (acróbata que ofrece su trasero a un ave de largo pico negro –arriba a la izquierda--) presentan inclinaciones sodomitas. 


Plantas, frutas y animales 

 

En el paisaje del jardín de las delicias abundan plantas y frutas con evidentes connotaciones sexuales. Madroños, moras, grosellas, frambuesas, fresas, cerezas... son símbolos de la voluptuosidad y de los placeres que rápidamente caducan. 
Es también significativa la abundante presencia de pájaros (grullas, petirrojos...), animales consagrados desde antiguo a Afrodita y símbolos por tanto de la lujuria, que acercan con sus picos a los hombres el fruto deseado. 


Eva como origen de todos los males 

  

En las dos esquinas inferiores del jardín hay dos escenas que aportan claves para la comprensión del panel. 
Mientras casi todos los personajes del cuadro miran hacia el centro, el grupo de la parte inferior izquierda se abre a un exterior. Intenta dirigir ópticamente nuestra mirada hacia la tabla de la izquierda (el Edén). Señalando hacia la figura de Eva, se pone el acento en el papel que desempeña en el engaño de la tentación. 
En la parte inferior derecha, Adán y Eva son testigos desde la entrada de la cueva de lo que ha acaecido al mundo por su causa. El dedo acusador de Adán (mirando al espectador) responsabiliza a la mujer. 


El "mundo al revés" 

  

En la obra del Bosco abundan los signos de inversión, el trueque de papeles y de acumulación de absurdos: gigantesco pájaro que lleva fruta a pequeños hombres ansiosos, que extienden su cabeza, no sus manos, para recibirla; hombre que sale de la cuba para recibir de otro ave la misma fruta; ciervo que se inclina sobre un hombre muerto, como si hubiera sido su cazador (junto a los ríos, en la parte superior del jardín). O, en el panel del infierno, la gigantesca liebre que ha cazado a un ser humano al que lleva colgado de un palo. 
Dentro de este mismo concepto del "mundo al revés" cabe entender el tamaño exagerado de pájaros, frutas y peces (característico por otra parte de la ornamentación marginal de los manuscritos de la época). 


PANEL DERECHO: El infierno 



Con un enorme ingenio y efectos lumínicos de notable modernidad, El Bosco expone en el panel izquierdo el castigo de los pecados y faltas de la sociedad bajomedieval, fustigadas por los predicadores de la época (lujuria, avaricia, soberbia, afición al juego, sensualidad de la música, costumbres de los clérigos...). 
Se así cierra el ciclo, y se castiga a aquellos que se dejaron seducir por los goces placenteros que les ofrecía el Jardín de las Delicias terrenales. 
El conjunto se ordena en varios niveles. La parte superior aparece dominada por el infierno de incendios y fuego. En la zona media destaca la figura del hombre-árbol y patinadores desnudos sobre una fina capa de hielo que se quiebra, con lo que van a parar a las aguas heladas donde se debate ya algún condenado. El contraste entre el frío y el calor es uno de los suplicios que según la tradición se sufría en el infierno. En la zona inferior se encuentra el infierno musical, donde los instrumentos musicales (laúd, arpa, órgano de manivela, flauta... de dimensiones descomunales), se transforman en torturadores de los condenados. 


La condena del sacrilegio 

 

La escena que muestra unos perros hurgando en el interior del vientre de un caballero, con un cáliz en la mano del que ha caído una hostia sagrada se interpreta como una posible condena del sacrilegio. 
Ésta y otras escenas tal vez sean no sólo la expresión plástica de la condena genérica de un determinado pecado, sino quizás de algún hecho real ocurrido en la sociedad de El Bosco. 
Nuevamente, como en el cuchillo, aparece la inicial "M" (¿Mundo, Muerte, inicial del nombre del Anticristo...?). 


La condena de los lujuriosos 

 

Una de las imágenes más conocidas del tríptico nos muestra un enorme cuchillo, que se levanta agresivamente entre dos enormes orejas, atravesadas por una flecha, que aplasta a una muchedumbre de personajes desnudos (castigo de los lujuriosos). En este llamativo objeto se ha querido ver un símbolo del sexo erecto. 
Múltiples interrogantes despierta la interpretación de la inicial "M" grabada en el cuchillo. En ella se ha querido ver la designación de las palabras Mundus, Mortis e incluso del nombre del Anticristo, que según ciertas profecías medievales empezaría con esa letra. 


La condena de los avaros 

 

El castigo de los avaros aparece representado por la saturnal figura de la "bestia-pájaro" que aparece devorando a hombres a los que expulsa por el ano. Éstos van a parar a un agujero lleno de monedas, defecadas también por un individuo en cuclillas. 

La condena de la soberbia 

 

Un diablo mantiene obscenamente abrazada a una mujer cuyo rostro se refleja en las nalgas de un monstruo transformadas en un espejo esférico. 
Para el Bosco, como para toda la tradición medieval, el espejo es el instrumento favorito del demonio

La condena de la aficion al juego 

 

La critica a los clerigos 

  

La crítica a las faltas y costumbres de los clérigos es un tópico en la literatura y arte de su tiempo. El anticlericalismo de la obra de El Bosco no es más que la manifestación plástica de algo que es normal en la mística, dentro de la propia iglesia flamenca en particular y europea en general. 
Encima del infierno musical podemos observa a unos monjes-diablo leyendo breviarios, y monstruo-monaguillo que tañe campanas, cuyo badajo ha sido sustituido por seres humanos. 
En la zona inferior derecha, aparece un cerdo con toca de monja obligando a un hombre a firmar un documento. Se ha interpretado como la firma de un compromiso con el diablo, pero también puede aludir a documentación falsificada, sentencias incorrectas... y, por tanto, a la condena de jueces y notarios corruptos. 


“El hombre-árbol” 

 

El paisaje del infierno aparece dominado por la figura del “hombre-árbol”. Éste presenta su cabeza tocada por un plato que sirve de plataforma a un grupo de seres inquietantes que giran en torno a una monumental gaita, contrapartida de la ronda del deseo de la tabla central. Su cuerpo abierto muestra en su interior una escena tabernaria. Su sostén lo forman dos troncos de árbol muertos apoyados en barcas que flotan sobre las aguas negras y estancadas. 
Aunque algunos han creído ver en su rostro el autorretrato del pintor, testigo de los castigos infernales, su ubicación en el punto central del infierno tal vez sea un indicador de la presencia de la figura de Lucifer. 


El Infierno Musical 

 

Una de las escenas más enigmáticas y sugerentes de la obra, aparece en la parte inferior: el infierno musical. En éste, instrumentos musicales gigantescos se transforman en torturadores de los condenados. Podemos contemplar unos condenados crucificados, cual Cristo y el mal ladrón, en las cuerdas del aspa y en el mastil del laúd, u otro sodomizado por una flauta, portando otra como la cruz a cuestas. En esta escena quiere verse una condena de la música profana, a la que se asociaba freceuntemente a la lascivia. 
Volver arriba Ir abajo
gerundio
maestr@
maestr@
gerundio

Desde : 17/07/2014
He aportado : 17239

MensajeTema: a Némesis   Lun Ene 02 2017, 10:50

¡¡Soberbio posteo ¡¡ es la primera vez que encuentro tan detalladas explicaciones y una exposiciòn tan completa----Sencillamente algo impagable .Un deleitoso obsequio de inicio de Año. 
 Un muy cordial saludo 
 Gerundio
Volver arriba Ir abajo
Nemesis
CO-CREADOR@
CO-CREADOR@
Nemesis

Desde : 09/01/2009
He aportado : 24777

MensajeTema: Re: El Bosco, historia de un pintor maldito   Lun Ene 02 2017, 23:21

muchas gracias gerundio  abrazos1
Volver arriba Ir abajo
Bonifacia
CO-CREADOR@
CO-CREADOR@
avatar

Desde : 12/02/2014
He aportado : 2018

MensajeTema: Re: El Bosco, historia de un pintor maldito   Mar Ene 03 2017, 00:20

El bosco siempre fue una intriga para mí 

Gracias por los aportes Nemesis/ Gerundio 

Leeré sosegadamente que me da un poco de miedo jejejeje 


Besossss lindossss


Abre las alas y siente la brisa.
Volver arriba Ir abajo
gerundio
maestr@
maestr@
gerundio

Desde : 17/07/2014
He aportado : 17239

MensajeTema: a Nemesis   Mar Ene 03 2017, 00:56

Las gracias haya que darlas a la vmd. por la cantidad y calidad de textos que sube y divulga, que de preciosos son ...Tiene ese don.
Y èse, en concreto,  haya gran virtud de exponer toda temàtica de forma comprensible et con de llano lenguaje .....
La ùltima explicaciòn que viere, de Sierra et su grupo, con la fama que por estos pagos han, pues editan publicaciones de temàtica paranormal et de enigmas , era un jeroglìfico que nada aclaraba...pero su explicaciòn de la vmd...
Despuès de leerla se entiende mejor  por què se diga que Felipe II era uno de los muy pocos capacitados para desentrañar su significado ...porque la vmd. sea otra de atan reducido et prestigioso elenco que saben ver et saben explicar......et ello nos de oportunidad et gozo de poder ver pinturas dichas con otros ojos 
 Gracias de nuevo , que háyanos abierto puerta et nos hecho llegar luz . 
 Gerundio
Volver arriba Ir abajo
 
El Bosco, historia de un pintor maldito
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Amarres de Amor, Magia Blanca, Hechizos, recuperación de pareja :: MAGIA BLANCA, ENERGÍAS, PARANORMAL :: ENIGMAS-
Cambiar a: