Amarres de Amor, Magia Blanca, Hechizos, recuperación de pareja
 
ÍndiceBuscarPublicacionesFAQRegistrarseConectarse
Comparte | 
 

 Íncubos, la fuerza sexual del demonio

Ir abajo 
AutorMensaje
Nemesis
CO-CREADOR@
CO-CREADOR@
Nemesis

Desde : 09/01/2009
He aportado : 24777

MensajeTema: Íncubos, la fuerza sexual del demonio   Dom Jul 17 2011, 23:30

Las tradiciones hebreas relatan acerca de demonios que tomaban forma humana para intimar con los hombres y las mujeres; son los que originaron hacia el Medioevo a los demonios Íncubos y Súcubos. Los monjes solían ser tentados por entidades femeninas que fueron llamadas Succubus (del latín succumbere, “yacer, estar echado en el suelo”); por el contrario, el Incubus (del latín incubus, “tendido”) macho seducía a las mujeres.
Entonces, los Incubos son los demonios que seducian a las mujeres. Se refiere de ellos que cumplian el acto carnal sin producir a la victima verdadero goce, ni aun cuando el incubo tomase la forma del ser querido. Debido a esto, precisamente muchas jovencitas se defendieron de haber perdido su castidad, afirmando que su seductor no habia sido otro que el diablo y no un hombre de carne y hueso.
El espasmo venereo, en tales casos, determinaba una fuerte eyaculacion seminal que la mujer experimentaba como si penetrase en su interior una violenta corriente de aire helado, y distinguia al incubo una potencia extraordinaria que le permitia repetir el coito en un numero ilimitado de veces.


Los estudiosos del tema no están de acuerdo en el caracter del padecimiento exento de placer que concurre en el coito verificado con la mujer por el incubo, y muchos creen que el acto carnal ofrece una complejidad muy grande y una experimentacion intensa de emociones compuestas que no puede producir ni el hombre mas vigoroso y acostumbrado. Asimismo, los preludios se distinguen por una mayor lascivia y el termino lleva el placer de la mujer poseida hasta los limites del delirio erótico
Una de las cuestiones más debatidas en otros tiempos, fué si dichas uniones podian ser o no fecundas. Se dice que una condición del placer era la esterilidad, pero el parecer contrario también se impuso, y ciertamente una vieja superstición prueba que ciertas figuras prominentes de la Historia deben la vida a un padre incubo, incluyendo en este caso a Alejandro Magno, Escipión, Cesar Augusto y otros.
La creencia en los Incubos se remonta a fechas muy antiguas, siendo conocidos ya entre los galos con el nombre de Drusios. San Agustin afirma, refiriéndose a los atentados de los incubos, que seria imprudente negar un hecho tan establecido. Los hebreos remontaban su origen a los tiempos de los primeros hombres. En la Edad Media nadie dudaba de la existencia de los incubos, y muchas obras de esa epoca ignorante y supersticiosa, tratan de ese asunto como de algo asaz conocido.
Naturalmente no todos los casos de incubismo son reales. Muy al contrario, puesto que casi siempre se trata de alucinaciones y deseos eroticos, aunque es posible que haya en todo ello un fondo de realidad.

Volver arriba Ir abajo
 
Íncubos, la fuerza sexual del demonio
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Amarres de Amor, Magia Blanca, Hechizos, recuperación de pareja :: MAGIA BLANCA, ENERGÍAS, PARANORMAL :: ENIGMAS-
Cambiar a: