Amarres de Amor, Hechizos, recuperación de pareja
 
ÍndiceBuscarPublicacionesFAQRegistrarseConectarse
Apocalipsis Testim15
Últimos temas
» Adivinaciones africanas, a la yoruba et otras formas
Apocalipsis Icon_minitimepor gerundio Hoy a las 11:58

» Africa...y sus misterios terribles .....
Apocalipsis Icon_minitimepor gerundio Hoy a las 11:09

» Desconfía del saber popular...puede te compliques vida..mas aun
Apocalipsis Icon_minitimepor gerundio Ayer a las 17:20

» El gral Elío...conspiraciones , muerte, bajezas... e insulto a ntra sociedad
Apocalipsis Icon_minitimepor gerundio Ayer a las 12:33

» Historias de ejecuciones......
Apocalipsis Icon_minitimepor gerundio Mar Jul 16 2019, 16:58

» Misterios y horrores canadienses ,,,de todo tipo
Apocalipsis Icon_minitimepor gerundio Mar Jul 16 2019, 12:47

» Cara al verano .- ENTIDADES MARINAS
Apocalipsis Icon_minitimepor gerundio Lun Jul 15 2019, 18:29

» El misterio de la muerte del comandante Valin en la batalla de puente de Alcolea en Córdoba ¿ con
Apocalipsis Icon_minitimepor gerundio Lun Jul 15 2019, 11:05

» Y11.-
Apocalipsis Icon_minitimepor gerundio Dom Jul 14 2019, 15:54

» Invocasiones a entidades acuáticas femeninas et probas como sirenas, ondinas, ninfas, nereidas
Apocalipsis Icon_minitimepor gerundio Dom Jul 14 2019, 12:52

» Las ejecuciones, antaño, en Madrid ...guia por a visitas...
Apocalipsis Icon_minitimepor gerundio Dom Jul 14 2019, 10:43

» Hermandad de la Paz y de la Caridad y sus pìas obras
Apocalipsis Icon_minitimepor gerundio Sáb Jul 13 2019, 15:49

Anuncios

    No hay anuncios disponibles.


    Comparte
     

     Apocalipsis

    Ir abajo 
    AutorMensaje
    Nemesis
    CO-CREADOR@
    CO-CREADOR@
    Nemesis

    Desde : 09/01/2009
    He aportado : 24783

    Apocalipsis Empty
    MensajeTema: Apocalipsis   Apocalipsis Icon_minitimeDom Sep 04 2011, 05:14

    “Feliz el que lea públicamente estas palabras proféticas, y felices quienes las escuchen y hagan caso de este mensaje, pues el tiempo está cerca”

    El Apocalipsis es un libro frecuentemente dejado de lado, en parte porque su simbolismo lo hace oscuro. Por lo tanto, no puede ser leído ligeramente, pero leyéndolo atentamente siempre entregará sus tesoros a aquellos que los buscan.

    Una razón por la cual no se predica sobre él es la advertencia de Revelación, por primera vez, les parece un libro fantástico, pero a medida que uno crece en la comprensión de la Biblia más de él se vuelve reconocible y familiar. La razón por la que nos parece fantástico es debido al estilo apocalíptico en el que fue escrito. Este estilo sería conocido para los lectores del primer siglo pero no es un estilo que conocemos nosotros y, por lo tanto, es una barrera para nuestra comprensión del mensaje del libro. a quien se atreva a añadirle algo, Dios añadira sobre él todas las plagas descritas en este libro. A quien le quite algo de las palabras de este libro profético, Dios le quitará su parte del árbol de la vida y de la ciudad santa descritas en este libro" (Ap. 22:18-19). feliz el que lea públicamente estas palabras proféticas, y felices quienes escuchen y hagan caso de este mensaje, pues el tiempo está cerca") y en Ap. 22:7 ("mira que vuelvo pronto; feliz el que hace caso de las palabras proféticas de este libro") también significan que debe ser leído, escuchado y entendido.

    El Apocalipsis es un libro cuyo objetivo es dar consuelo, fortaleza y esperanza a las comunidades cristianas del Asia Menor y nació de una visión que Jesús le concedió a Juan.

    Apocalipsis o Apocalipsis de Juan es un libro escatológico (trata del fin del mundo), el último del Nuevo Testamento. Apocalipsis es una palabra griega que significa Revelación. Por su género literario es considerado por la mayoría de los eruditos como el único libro del Nuevo Testamento de carácter exclusivamente profético. Fué escrito en el año 95 después de Cristo. Apocalipsis es considerado uno de los libros más controvertidos y difíciles de la Biblia por la multiplicidad de posibles interpretaciones en los significados de nombres, eventos y símbolos que se narran. La admisión de este texto en el canon bíblico del Nuevo Testamento no fue nada fácil; la polémica entre los Padres de la Iglesia respecto a la canonicidad del Apocalipsis duró varios siglos.

    El autor se identifica a sí mismo dentro del libro como Juan, discípulo de Jesucristo y en condición de desterrado en la isla de Patmos (Dodedecaneso, Mar Egeo) por ser testigo de Jesús. Las autoridades romanas consideraron a Juan un agitador por haber animado a las iglesias a oponerse a las celebraciones cívicas a favor del emperador Domiciano y por eso se ordenó su deportación, siendo el coordinador general de las comunidades cristianas del Asia menor, a quienes dirigió el Apocalipsis a causa de las persecuciones y de los problemas internos de las comunidades.

    La coincidencia de este nombre con el de Juan el Evangelista y el autor de otros escritos del Nuevo Testamento es en gran parte la razón por la cual se atribuye el libro de manera tradicional al apóstol San Juan (a quien se le atribuyen también el cuarto Evangelio y tres cartas: 1 Juan, 2 Juan y 3 Juan). Sin embargo en el Apocalipsis el autor sólo menciona su nombre, sin identificarse nunca con el mismo apóstol Juan de los Evangelios, o que se trate siquiera del mismo autor de los otros escritos atribuidos al apóstol.

    El Apocalipsis está dirigido a cristianos que sufren por su fe, y les muestra a Cristo como el modelo a imitar. La palabra

    El mensaje de Apocalipsis

    En aquella época todo era oscuro y confuso. Había miedo y desánimo y muchos empezaban a abandonar su compromiso cristiano. Entonces aparece el Apocalipsis y les habla de un futuro diferente. Les anuncia que el Imperio caerá y que Cristo

    El Apocalipsis no está hecho con la intención de mostrarnos el futuro de la historia en términos de eventos específicos o para permitirnos predecir el futuro, pero sí nos muestra que la historia del mundo seguirá unos principios generales. Por ejemplo, seguirán habiendo guerras, hambre, pestilencias y otros desastres y la Iglesia será perseguida por los poderes del mundo que martirizarán a los cristianos. Nos muestra que los desastres naturales son las advertencias de Dios antes de que sobrevenga el fin (Mateo 7:8 y 2Tim.1-5).

    El simbolismo del libro permite que sea interpretado a la luz de las circunstancias a lo largo de la era del Evangelio. La bestia puede ser la Roma del tiempo de Juan, pero en otros tiempos podría ser Rusia, China, Estados Unidos o cualquier otro pais. A lo largo de la historia de la Iglesia siempre han existido aquellos que han perseguido a los creyentes en Dios.

    Es para estos cristianos perseguidos que se escribe el libro. Puede ser visto como secciones paralelas, cada una de las cuales se concentra en un aspecto en particular de la era del Evangelio, comenzando desde el nacimiento de Jesús hasta el fin de la era. El comienzo del libro se concentra en el principio de los tiempos, pero a medida que avanza se concentra más en el final que en los comienzos.

    Resucitado vencerá a todas las fuerzas del mal. La historia humana está en las manos de Dios, no en la de los hombres. El propósito del libro es alentar a los cristianos en tiempos difíciles.
    Volver arriba Ir abajo
    Nemesis
    CO-CREADOR@
    CO-CREADOR@
    Nemesis

    Desde : 09/01/2009
    He aportado : 24783

    Apocalipsis Empty
    MensajeTema: Re: Apocalipsis   Apocalipsis Icon_minitimeDom Sep 04 2011, 05:15

    Numerología del apocalipsis

    Un símbolo es la imagen, figura, número o color con que se representa un determinado concepto moral o intelectual. Es una especie de clave que se utiliza para entender una determinada exposición. La simbología es el conjunto de los símbolos utilizados para ello.

    Al agrupar los símbolos del Apocalipsis, teniendo en cuenta que hay casi trescientas citas del Antiguo Testamento en él, nos damos cuenta de que las raíces de éste último libro de la Biblia se hunden en el pasado y de que el pasado puede ayudar a interpretar el presente y el futuro.

    Números perfectos

    1En hebreo se usa para referirse a la unidad y se usa para referirse a Dios.

    2Es el número doble. Los discípulos enviados de dos en dos.

    3Es el número de Dios en función de la Santísima Trinidad (Padre, Hijo y Espíritu Santo). Dios es tres veces santo y por ello en la Eucaristía cantamos "Santo, Santo, Santo".

    4Es el número de la creación del mundo. Los 4 vientos y los 4 puntos cardinales.

    5Es el número de la divina gracia. La Torah tiene 5 libros. El Tabernáculo fue medido en múltiplos de 5 (Exodo 25:27)

    7Significa todo, plenitud, perfección desde el punto de vista divino. El 7 es la suma de 3 (Dios) más 4 (el mundo creado). Dios completó su obra y descansó el séptimo día.

    8Es el número de la salvación, de la resurrección y del nacimiento a una nueva vida.

    9Es el número de fin o del juicio final.

    10Es la perfección del orden divino.

    12La obra de Dios en el mundo. Los 12 discípulos, las 12 tribus de Israel y, por extensión, el pueblo de Dios. Es el resultado de multiplicar 3 (Dios) por 4 (el mundo creado).

    14Doble perfección espiritual (7x2).

    15Es el resultado de 3x5: 5 (gracia) por 3 (Dios). Este número simboliza la energía de la divina gracia.

    17Perfección del orden espiritual.

    24La Iglesia del Antiguo y del Nuevo Testamento. Veinticuatro ancianos en cada una.

    144Es el resultado de multiplicar 12 por 12. Antiguo y Nuevo Testamento unificados.

    1,000 Significa muchos, siempre, sin final.

    144,000 Resultado de la multiplicación de 12 por 12 por 1,000. 12 Tribus de Israel con 12 apóstoles = 144. Mil es multitud. Quiere decir muchísimos, incontables, innumerables. La Iglesia completa.

    Números imperfectos

    3 ½ La mitad de siete. Es algo imperfecto. Es el tiempo del sufrimiento, de la prueba y de la persecución. Quiere decir que las tribulaciones no son eternas. Equivale también a los 1,260 días que en varias partes se repite.

    6 Es la mitad de doce. Significa imperfección y que no dura para siempre.

    11 Significa desorden, desorganización, imperfección.

    13 Representa hostilidad, rebelión, apostasía, corrupción. Las apariciones de la Virgen María muchas veces han ocurrido un día 13, pero ello significa que este número no tiene poder sobre ella.

    666 Es una trinidad de números 6 y significa Hombre de Satanás. La bestia, el monstruo.

    1,600 Resultado de 4 por 4 por 10 por 10. "Las uvas fueron exprimidas fuera de la ciudad, y del lagar salió sangre que llegó hasta los frenos de los caballos, en una superficie de 1,600 estadios" (Ap. 14:20).
    Volver arriba Ir abajo
    Nemesis
    CO-CREADOR@
    CO-CREADOR@
    Nemesis

    Desde : 09/01/2009
    He aportado : 24783

    Apocalipsis Empty
    MensajeTema: Re: Apocalipsis   Apocalipsis Icon_minitimeDom Sep 04 2011, 05:17

    Simbología del apocalipsis

    Blanco: Pureza, victoria, justicia

    Negro: Desgracia, miseria, luto y lamentación

    Rojo: Violencia, furia y sangre. El color de Satanás.

    Verde: Muerte. Junto al amarillo indica descomposición de la carne

    Amarillo: Es el símbolo de la palidez del rostro y de la muerte.

    Púrpura: Desenfreno. El color de la realeza y las riquezas.

    Símbolos de la creación animal

    Águila: Representa seguridad, bondad y cuidado con Israel.

    Aves: Agentes veloces para hacer tanto el bien como el mal.

    Becerro: Símbolo de vigor, juventud y actividad.

    Bestia: Representa la fuerza al servicio del monstruo, o sea, del demonio, en contra de la Iglesia. De las dos bestias que aparecen en Apocalipsis, la primera bestia representaba el poder perseguidor del imperio romano, y la segunda a las religiones que competían entonces con el cristianismo (13:2 y 13:11).

    Caballo: Tipifican el poder y la fuerza y están relacionados con guerras.

    Cordero: Es un animal manso, frágil y apacible. En el Apocalipsis se refiere a Cristo (5:6)

    Dragón: Es el tipo del poder de Satanás.

    Langostas: Enemigos destructores permitidos por Dios, agentes para la ejecución de tormentos sobre los impíos.

    León: Símbolo de gobernantes, justos o injustos.

    Leopardo: Símbolo de ferocidad, violencia, tenacidad y venganza. Se refiere al último tirano cruel de la tierra.

    Oso: Es un enemigo fuerte y destructor. Se refiere al Imperio Persa.

    Ovejas: Tipo del pueblo de Dios.

    Perro: Expresión de fuerte repulsión. Representan a los perdidos, a quienes carecen de sentimientos y conciencia.

    Rana: Representan un tipo de espíritus inmundos.

    Ser viviente: Identifica a los seres angélicos de alto rango.

    Serpiente: El significado en hebreo es siseo o silbido. En griego es una raíz que significa astucia o ardid.

    Símbolos del reino mineral

    Bronce o cobre: Soporta la prueba del fuego, por lo que simboliza la resistencia y la fuerza.

    Hierro: Da la idea de gran fuerza y poder. Es el símbolo de una conciencia y un poder endurecidos y difíciles de quebrantar.

    Oro: El más precioso de los metales. Se le relaciona especialmente con la deidad y simboliza la riqueza y el reinado.

    Piedras preciosas: A menudo se usan para referirse al pueblo de Dios; su tesoro especial.

    Plata: Aparece entre las cosas corruptoras e idolátricas que Babilonia perdió a causa del juicio.

    Símbolos de las luminarias

    Candelero: Símbolo de la Biblia, del conocimiento y de la salvación. Representa el testimonio y el mensaje proclamados (1:12).

    Estrellas: Simbolizan gobiernos subordinados y a los seres celestiales.

    Luna: Refleja la luz del sol y simboliza el testimonio del pueblo de Dios.

    Relámpago: Símbolo de la obediencia relacionada con el poder judicial de Dios. Simboliza también la majestad de Dios, la venganza y la ira divina.

    Sol: La supremacía en el cielo. El término en hebreo significa brillante. Indica autoridad (1:16).

    Símbolos del cuerpo humano

    Cabello blanco: Son símbolos de su eternidad. (1:14)

    Corazón: Es el asiento de los sentimientos, los afectos y la pureza. Dios puede escudriñar las motivaciones, los deseos y las emociones.

    Manos: Representan el trabajo. Son símbolos de posición, fuerza, acción y servicio. La mano derecha implica posición y prestigio.

    Mente: La parte perceptiva y pensante de la conciencia. Es símbolo de unidad y decisión y de sabiduría celestial.

    Ojos: Las ventanas del alma. Representan el conocimiento y la comprensión. Es símbolo de la dirección, la percepción y la inteligencia divinas (1:14).

    Pecho: El término hebreo significa parte firme. Es representativo de salud física, vigor, fuerza. El pecho tipifica el afecto de Cristo y nuestro amor por El.

    Pies: Nos permiten detenernos, caminar y correr. La expresión bajo los pies significa sujeción. Simboliza el caminar como Cristo y el carácter y la conduca cristianas.

    Pies de bronce: Los pies de bronce significan que nadie lo echará abajo. Es señal de firmeza y estabilidad. (1:15)

    Rostro: Indicador de autoridad, carácter o expresión. Simboliza la gloria, la inteligencia y la omniscencia reflejadas.

    Voz: Es una de las grandes maravillas del cuerpo. Representa principalmente las amonestaciones divinas.

    Símbolos de la naturaleza

    Ajenjo: Planta que representa la amargura y la depresión. Es símbolo de la maldición divina que provoca la amargura de los enemigos.

    Arboles: Símbolo del sustento eterno.

    Cebada: Harina de cebada para hacer pan. Símbolo de pobreza, humillación y escasez.

    Frutos: Las cosas materiales que anhela el alma. Son símbolos de riqueza, ganancias y bendiciones celestiales.

    Harina: La palabra hebrea viene del verbo moler. La harina es molida y pulverizada y tipifica a Cristo en sus sufrimientos. Se encuentra entre las mercancías que Babilonia pierde en el juicio.

    Hierba: En hebrero significa heno verde. Es la fragilidad de la carne y símbolo del juicio como parte integrante de la vida.

    Higuera: Símbolo de la vida nacional y política de Israel. Simboliza también la seguridad, la prosperidad y la paz.

    Madera: Es símbolo de idolatría y juicio.


    Olivos: Describen los frutos y el testimonio de los testigos.

    Olores: La fragancia de la adoración ofrecida a Dios. Simbolizan el perfume de las oraciones que ascienden hacia Dios.

    Palmas: En hebrero su nombre significa erecta. Símbolo del florecimiento de los justos.

    Trigo: Es una figura usada para representar a Cristo, la Palabra de Dios y la profesión de los santos. Este artículo de primera necesidad para la vida estaba asociado con el juicio.

    Uvas: Sangre o fruto de la vida. Simboliza el juicio de los apóstatas.

    Vino: En hebreo significa exprimido. En Apocalipsis es símbolo del juicio divino.

    Símbolos de las fuerzas de la naturaleza

    Abismo: En hebreo significa prisión. Se usa en relación con el Seol, o lugar donde van los espíritus. Es símbolo de la morada de los malos espíritus y de la prisión de Satanás por mil años.

    Aguas: Se usa para referirse a las influencias buenas o malas. Es símbolo de bendición y también de las naciones agitadas satánicamente.

    Arco iris: En hebreo sinifica arco en las nubes. Es el símbolo de gracia y misericordia, y representa la fidelidad de Dios, que guarda su pacto.

    Cielos: Tiene un triple significado: el cielo atmosférico, el cielo de los astros y el cielo espiritual. Es símbolo de Fuente de autoridad y de luz.

    Diluvio: En hebreo significa inundación. Se asocia con el juicio de Dios en la época de Noé. Es el símbolo del odio de Satanás contra Israel.

    Granizo: Azote usado para describir el poder de Dios como Juez.

    Lago: Símbolo de la inmersión en una agonía interminable.

    Mar: Se usa literal y simbólicamente. Es símbolo de transparencia celestial y también de pueblos en estado de confusión. Simboliza el lugar donde se origina el mal, la opresión y la mentira (13:1).

    Montaña: Representa estabilidad y grandeza política y moral. Simboliza el derrocamiento de la prominencia nacional.

    Nubes: Debido a su naturaleza transitoria, las nubes representan los movimientos divinos, así como la presencia divina, la majestad y la gloria encubierta de Dios.

    Río: Símbolo de dones y de bendiciones espirituales.

    Terremoto: En hebreo significa vibración. Representa las calamidades y tragedias repentinas. El terremoto simboliza la convulsión y el trastorno en el orden establecido en la tierra.

    Trueno: En hebreo significa choque. Es evidencia del poder divino y el símbolo de la voz de Dios en el Juicio.

    Viento: Usado para representar el poder invisible y grandioso de Dios. El viento simboliza las operaciones divinas; invisibles pero poderosas.

    Símbolos de personalidades

    Anciano: Se aplica a los líderes y supervisores, tanto judíos como cristianos. Es símbolo de edad, experiencia y sabiduría y de los santos del cielo en su carácter de sacerdocio real.

    Gran prostituta: Se refiere a la seducción, representada por la gran ciudad, Roma, ciudad perseguidora, próspera y poderosa. (17:1)

    Juez: Representa los justos juicios que vendrán sobre santos y pecadores.

    Profeta: Los profetas representan los mensajes y las advertencias de Dios. En Apocalisis se utiliza la palabra para designar tanto a los verdaderos profetas como a los falsos.

    Ramera: En griego significa porne, de donde proviene la palabra pornografía. Simboliza la corrupción religiosa y el adulterio espiritual.

    Rey: Es el poseedor del poder supremo y la autoridad. Este título es símbolo de la dignidad de Cristo y de sus santos.

    Sacerdote: En el orden sacerdotal de Aarón solamente había varones. Todos los redimidos, hombres y mujeres, están incluidos en el sacerdocio real de los creyentes.

    Siete espíritus de Dios: Son: amor, sabiduría, voluntad divina, orden, firmeza, paciencia y misericordia.

    Símbolos de objetos inanimados

    Babilonia: Simboliza a Roma, capital del imperio romano, por su opresión sobre el pueblo de Israel y por su idolatría. (17:5)

    Candeleros (siete): Se refiere a las siete comunidades o iglesias a las que dirige el Apocalipsis (Efeso, Esmirna, Pérgamo, Tiatira, Sardes, Filadelfia y Laodicea).

    Cinturón de oro: Simboliza que Jesús es rey y Señor de la historia. (15:6)

    Coraza: Usada para la defensa, simboliza la protección y la seguridad para el corazón y la conciencia.

    Cuernos: Representaban el poder y la gloria de los reyes. También simbolizan el poder y la autoridad del hombre pecador (5:6).

    Espada: Representa la autoridad y el poder. Es símbolo de la Palabra de Dios y del juicio administrado por Cristo. Es eficaz tanto para dar muerte como para salvar (2:12).

    Lino fino: Simboliza la justicia de Cristo y nuestra pureza.

    Llaves: Sugieren el derecho de ejercer autoridad y simbolizan la posesión de conocimiento, además de autoridad y gobierno divinos.

    Sello: Es símbolo de seguridad, conservación y juicio.

    Sellos (siete): Simboliza lo que está oculto y que sólo Jesús tiene el poder para abrirlos. En los cuatro primeros sellos aparecen cuatro caballos que se identifican con la guerra, el hambre, la peste y, el blanco, con la victoria; la Palabra de Dios. En el quinto sello se hace justicia a los que han sido mártires por proclamar la Palabra de Dios y el sexto sello la destrucción de Jerusalén. Con la apertura del séptimo sello comienza el desarrollo de un nuevo simbolismo numérico de catástrofes anunciadas por las 7 trompetas, y el surgimiento de una primera Bestia. (5:1)

    Tabernáculo: Representa el lugar donde Dios hace sentir su presencia.

    Templo: Simboliza la habitación eterna de Dios en medio de su pueblo.

    Trompeta: Simboliza la voz de Dios, que se hace escuchar. (1:10)

    Trono en el Cielo: Este símbolo representa la gloria y la grandeza de Dios. (4:2)

    Vestido blanco: Simboliza a los justos; a los mártires anteriores a Cristo. (6:11)
    Volver arriba Ir abajo
    Nemesis
    CO-CREADOR@
    CO-CREADOR@
    Nemesis

    Desde : 09/01/2009
    He aportado : 24783

    Apocalipsis Empty
    MensajeTema: Re: Apocalipsis   Apocalipsis Icon_minitimeDom Sep 04 2011, 05:18

    La Biblia: Estructura del libro apocalipsis

    Liturgia y Apocalipsis

    Inicialmente el Apocalipsis no estaba dividido ni en capítulos ni en versículos; éstos fueron agregados posteriormente para hacer más fácil la ubicación de cualquier referencia particular.

    Actualmente el Apocalipsis está compuesto por 22 Capítulos, estructurados alrededor de cuatro escenas básicas que contienen grupos de siete cada uno.

    Presentación y contemplación

    Juan se presenta a las 7 iglesias a las que va dirigido el Apocalipsis y saluda a sus lectores deseándoles la paz que viene del Padre, de Cristo y del Espíritu Santo. En cuanto Juan nombra a las tres personas, su alabanza va toda a Cristo. Esa era la novedad que tan poderosamente empujaba a los primeros cristianos: Cristo Dios, Jesús, que había venido como hombre.

    Recordemos que el Apocalipsis se dirige a los cristianos que empezaban a sufrir por su fe, y Juan les muestra a Cristo como el modelo al que deben imitar. Cristo se presenta como el Alfa y el Omega, como el principio y el fin y que abarca toda la duración del tiempo; toda la eternidad (1:18). Viene de parte de los 7 espíritus (1:4), la plenitud del espíritu de Dios, y es el testigo fiel (1:5), el mártir por excelencia.

    Jesús aparece vestido de blanco y con un cinturón de oro a la altura del pecho; no como un hombre del pasado, sino como el Señor que tiene en sus manos el destino de las Iglesias (1:13) y de cabellos blancos (1:14), señal de eternidad.

    Cristo se muestra a Juan con todo su poder y sus atribuciones celestiales, divinas y eternas, manifestándose además como Señor de todas las comunidades cristianas (1:20).

    El primer capítulo del Apocalipsis es la presentación de Juan y su aceptación a explicar a todo el mundo conocido lo que Jesús le muestra y le ordena que vea y que difunda.

    Capítulo 2: El mensaje a las Iglesias de Efeso, Esmirna, Pérgamo y Tiatira

    Dado que el número 7 denota plenitud divina como un todo, las cartas a las siete Iglesias forman una unidad que tiene un mensaje para la iglesia universal.

    Las siete Iglesias representan aquí las diferentes imperfecciones y aciertos que es posible encontrar en Iglesias individuales, en diferentes localidades y en distintos tiempos. Las siete iglesias nos dan un modelo contra el cual podemos comparar nuestra propia iglesia actual a fin de percibir sus debilidades y fortalezas, y nos da también su remedio para poder afrontar nuestras posibles deficiencias.

    Los mensajes a las siete Iglesias son como una visita pastoral de parte del Señor, con el fin de preparar a las comunidades para la prueba que se avecina.

    Mensaje a la Iglesia de Efeso

    Jesús les dice que conoce sus obras, trabajos y sufrimientos (2:2). Reconoce sus esfuerzos y su constancia contra los malos (2:3), en especial contra los nicolaítas; es decir, aquellos cristianos que están deseosos de no apartarse de los paganos, aceptando incluso compartir con ellos los banquetes en templos paganos comiendo carne sacrificada a los ídolos.

    Mensaje a la Iglesia de Esmirna

    A pesar de la riqueza de la ciudad de Esmirna, su iglesia está compuesta por personas pobres, aunque ricas espiritualmente ante Dios (2:9).

    Jesús les menciona que sabe cómo les calumnian los que pretenden ser judíos, aunque más bien son de la sinagoga de Satanás (2:9). En este punto Jesús se refiere a los judíos de raza que no creyeron en El ni en su mensaje de salvación y, por lo tanto, perdieron su derecho a ostentar dicho nombre.

    Jesús les advierte que Dios permitirá una prueba de diez días para los miembros de esa iglesia (2:10). La cifra diez se usaba en aquel entonces para anunciar una prueba de corta duración. Y les advierte que el que salga vencedor en esa prueba no tendrá la segunda muerte (2:11), refiriéndose Jesús a que no tendrán la condenación eterna; la que separa el alma no del cuerpo, sino de Dios.

    En Apocalipsis 20:14 Jesús alude a la segunda muerte como al hecho de arrojar a los muertos al lago de fuego, con tormentos inexplicables.

    Mensaje a la Iglesia de Pérgamo

    Pérgamo tenía el dudoso privilegio de ser un centro muy importante del culto pagano: era una comunidad muy especial para Satanás (2:13). En aquella época los emperadores romanos se hacían llamar

    En general Jesús no tiene muchas quejas contra la iglesia de Pérgamo (2:14) la cual se mantiene fiel a su nombre, influenciada por haber asimilado desde el principio el correcto mensaje que Jesús les transmitió por medio de Antipas, que fue el primer mártir de aquella iglesia (2:13). Sin embargo les achaca el hecho de que aún toleren a los nicolaítas y sus costumbres paganas (2:14-15).

    Cristo les advierte que si no se arrepienten irá pronto para combatir a los paganos con la Palabra de Dios (2:16) y a los vencedores les dará maná misterioso (2:17) para hacerles fieles y fuertes en el Señor.

    También les entregará una piedra blanca con un nombre inscrito que sólo conocerá el que la reciba (2:17). Con ello Jesús se refiere a la inmensa felicidad que aquel cristiano recibirá al experimentar un gran renovación espiritual en su propia persona.

    Señor y obligaban a que los adoraran como a dioses, obligando así a los cristianos a escoger entre el culto al emperador, impuesto bajo graves castigos, y la fidelidad a Cristo, al verdadero Señor y Dios.

    Mensaje a la Iglesia de Tiatira

    Jesús reconoce varias cualidades en favor de la iglesia de Tiatira, pero le achaca que aún permita la actuación de Jezabel (2:20), profetisa nicolaíta y mujer impía, que ya se había enfrentado a Elías (1 Reyes 19:1-2).

    Jesús ya le había dado a Jezabel la posibilidad de arrepentirse de sus pecados (2:21) y al no hacerlo, Cristo permitirá sobre ella un severo castigo. Igualmente a sus seguidores Jesús les ofrece una última oportunidad de arrepentimiento de sus actos, de lo contrario recibirán un duro castigo (2:23).

    Cuando el Apocalipsis habla de prostitución, debemos entender que esa descripción lleva incluída tanta la idolatría como la inmoralidad sexual.

    En cambio Jesús felicita a los que se mantienen alejados de esa falsa doctrina y les alienta a que perseveren en su actitud de fe y de servicio cristiano (2:25). Al vencedor le dará poder sobre las naciones, a las que dirigirá con vara de hierro y quebrará como vasos de barro, igual poder que Jesús recibió de Dios (2:26-27). Además el vencedor recibirá la estrella de la mañana (2:28), o sea, a Cristo mismo.

    Sin embargo Jesús también les manifiesta su contrariedad por haber perdido su amor inicial (2:4) de cuando Pablo residió allá, y les pide que regresen a su vida pasada guardando la fe verdadera, y que se arrepientan de sus actos (2:5). De lo contrario removerá el candelero correspondiente a la iglesia de Efeso de donde está colocado (2:5), sancionando a sus encargados.

    Les anuncia que al vencedor le dará de comer del árbol de la vida (2:7), el mismo que se menciona en Génesis 2:9 como árbol de la vida eterna.
    Volver arriba Ir abajo
    Nemesis
    CO-CREADOR@
    CO-CREADOR@
    Nemesis

    Desde : 09/01/2009
    He aportado : 24783

    Apocalipsis Empty
    MensajeTema: Re: Apocalipsis   Apocalipsis Icon_minitimeDom Sep 04 2011, 05:19

    Los siete sellos

    La sección comienza con la famosa descripción de los Cuatro Jinetes del Apocalipsis, que llevan numerosas plagas a la humanidad. Durante la apertura de cada sello, se desarrollan también las visiones de cataclismos naturales, que concluyen con el Juicio Final. Después de tomar de Dios el rollo y de ser adorado por toda la creación, el Cordero ahora abre los siete sellos para revelar su contenido. Los sellos, como las trompetas, están en un grupo de cuatro, dos y uno. La apertura de los primeros cuatro sellos es presentada por cada uno de los cuatro seres vivientes por turno. mártires, que claman venganza. Con el sexto sello se muestran los desastres naturales y las plagas. Con el séptimo sello aparece el silencio.

    Primer sello: Se presenta un caballo blanco (6:2) con un jinete que representa la Palabra de Dios entregada a los profetas del Antiguo Testamento. Aún no habia sido la llegada de Cristo, quien aparecería más tarde también en un caballo blanco (19:11).

    Segundo sello: Aparece un caballo rojo, el color de la sangre, y representa la guerra (6:4).

    Tercer sello: El caballo es negro (6:5) y significa el hambre, la escasez y la carestía.

    Cuarto sello: Los primeros cuatro sellos, los cuatro jinetes del Apocalipsis, son las grandes plagas que acechan a la humanidad pecadora; aquellas que hacen sentir a los hombres la necesidad de la salvación de Dios. Se presenta un caballo verdoso, el color del cuerpo en descomposición, encarnando a la enfermedad y a la muerte (6:Cool.

    Quinto sello: Con este sello se descubre otra fuerza, invisible ésta, que mueve la historia sagrada: la exigencia de los mártires a que se les haga justicia por su sangre derramada (6:9). A cada mártir se le entrega un vestido blanco (6:11) como señal de que comparten la Victoria con Cristo, aunque ellos ofrendaron su vida antes de la venida de Jesús. Por eso se les dice que deberán esperar hasta que se completara la llegada de los demás mártires (6:11).

    Sexto sello: Cuando Jesús abrió el sexto sello se produjo un violento terremoto (6:12) y todos los humanos, sin importar su rango, fueron a esconderse (6:15). Con este sello aparecen los signos que los profetas anunciaban para el día de Yavé y que se realizaron en la destrucción de Jerusalén (Marcos 13:24).

    Séptimo sello: La apertura del séptimo sello no se menciona sino hasta el capítulo ocho del Apocalipsis, donde conoceremos el mensaje de las siete trompetas. Cuando Jesús abrió el séptimo sello se hizo un silencio de una media hora (8:1). Con ese silencio se quiere resaltar la atención que se hace en el cielo a las oraciones de los santos y de los mártires; a los deseos y plegarias de todos los hombres y mujeres que trabajaron para que se realice el plan de Dios en el mundo.
    Volver arriba Ir abajo
    Nemesis
    CO-CREADOR@
    CO-CREADOR@
    Nemesis

    Desde : 09/01/2009
    He aportado : 24783

    Apocalipsis Empty
    MensajeTema: Re: Apocalipsis   Apocalipsis Icon_minitimeDom Sep 04 2011, 05:20

    Las trompetas

    Con la apertura del séptimo sello, comienza el desarrollo de un nuevo simbolismo numérico de catástrofes anunciadas por 7 trompetas, y el surgimiento de una primera Bestia que guerrea con dos Testigos.

    Las siete trompetas siguen a continuación de la persecución de los sellados y son las advertencias de Dios a los incrédulos. No afectan la seguridad espiritual eterna del creyente, que es la razón por la que son sellados primero (los 144,000 y la gran multitud).

    Por medio de esos avisos se le advierte a Israel que sus calamidades serían multiplicadas siete veces si no escuchan la voz de Dios y continúan en su apostasía. El autor sigue aquí un modelo muy parecido al de las siete plagas de Egipto.

    Estos son los anuncios de las cuatro primeras trompetas:

    Primera trompeta: se quema la vegetación de la tercera parte de la tierra.

    Segunda trompeta: se destruye una tercera parte del mar, ríos y manantiales.

    Tercera trompeta: la estrella Ajenjo cae sobre la tierra y envenena la tercera parte de las aguas.

    Cuarta trompeta: Las cuatro primeras trompetas traen desastres naturales sobre el mundo: se quema la vegetación y queda afectado el mar, los ríos y los manantiales; es decir, el medio ambiente del hombre. La cuarta trompeta anuncia un desastre en el universo que afecta al sol, la luna y las estrellas (8:6:12).

    El águila (o ángel, por las alas) grita los tres ayes sobre la humanidad por las tres próximas trompetas que son más intensas que las primeras cuatro y que afectan al hombre directamente en vez de hacerlo por medio de su medio ambiente. Está en medio del cielo para que pueda ser visto por todos, y grita con una gran voz para que pueda ser oído también por todos (8:13).

    Hay una gran diferencia entre las cuatro primeras trompetas que actúan sobre la tierra, el mar, los ríos, el sol, la luna y las estrellas (el universo físico), y las restantes tres trompetas, que afectan física y directamente a la humanidad. De aquí los tres: sucede una calamidad en el sistema solar, que pierde un tercio de su apariencia. ayes: cadaay por cada trompeta (8:13).

    En la quinta trompeta: se anuncia la caída de una estrella a la tierra (9:1). El Abismo es también de donde sale la bestia (11:7 y 17:Cool. Es donde es atado Satanás (20:3). A la estrella se le dió la llave del pozo del abismo que, nuevamente, indica la soberanía de Dios porque es El de quien depende la llave. La quinta trompeta se interpreta como un ataque demoníaco contra la humanidad, por lo que sería natural que la estrella fuera su amo, es decir Satanás, identificado aquí como Abadón o Apolión. Es el ángel del abismo; su nombre es Destrucción (9:11).

    Al sonar la sexta trompeta se ordena soltar a los cuatro ángeles que están atados a orillas de río Eúfrates. Por lo que se describe a continuación, esos ángeles son diabólicos y estaban a la espera de ese momento. Es posible que sean los mismos de los que se habla en Ap. 7:1, en cuyo caso, al estar en los cuatro puntos cardinales (las cuatro esquinas de la tierra), ese castigo sería dado a todo el mundo, o sea, a toda la humanidad.

    El castigo expresado en la sexta trompeta es con seguridad una guerra, que exterminó a un tercio de los hombres por medio del fuego, azufre y humo. La humanidad aquí es acusada de adorar a demonios, que ya en la quinta trompeta asedian a la humanidad, y posiblemente también en la sexta trompeta. La advertencia corresponde al pecado. Más adelante encontramos a la humanidad adorando al dragón y a la bestia (13:4) y a su imagen (13:15); eso es idolatría.

    Las plagas están dirigidas a la humanidad que no se arrepiente, no al pueblo de Dios. Aquellos que sobreviven a estas plagas todavía no se arrepienten (9:21). Algunos son muertos por estas plagas y para el resto son advertencias para que el hombre se arrepienta. No se menciona la séptima trompeta hasta el capítulo 11, donde se relata la historia de los dos testigos (11:15). Aunque veremos con detalle el anuncio del ángel al tocar la séptima trompeta, podemos adelantar que se anuncian los principios del reino de Dios en nuestro mundo.

    Se ve en el cielo el templo celestial que reemplaza al templo material de Jerusalén y se forja una nueva alianza de Dios con los hombres de todas las naciones.
    Volver arriba Ir abajo
    Nemesis
    CO-CREADOR@
    CO-CREADOR@
    Nemesis

    Desde : 09/01/2009
    He aportado : 24783

    Apocalipsis Empty
    MensajeTema: Re: Apocalipsis   Apocalipsis Icon_minitimeDom Sep 04 2011, 05:20

    Las profecías

    Se ha cumplido lo anunciado por los profetas

    Hay ahora un interludio entre la sexta y séptima trompeta, como hubo entre el quinto y el sexto sello. Se esperaba con la séptima trompeta el fin de todo. Sin embargo, antes de que resuene, de repente los siete truenos proclaman que "…se ha cumplido el plan misterioso de Dios, tal como lo había hecho esperar…" (10:7).

    El librito que el ángel le pasó a Juan ya se menciona en Ezequiel (Ezequiel 3:3). Es dulce porque la palabra de Dios tiene un sabor dulce (Salmo 19:10) pero amargo porque también habla del juicio de Dios.

    La voz es dulce, pero la tarea es dura. Habiendo digerido la palabra de Dios, Juan debe profetizar de nuevo; debe proclamar el Evangelio para la salvación de los pueblos, naciones lenguas y reyes (10:11). Acabamos de llegar a la mitad del Apocalipsis y hay mucho para decir acerca del mundo y sus habitantes.

    El secreto de las palabras de los siete truenos (10:4) muy probablemente se refieren a que el verbo de Dios se hizo hombre. Y el librito contiene la propagación del Evangelio. Eso significa que la venida de Cristo no pone fin a la historia, sino que es otra oportunidad que Dios le da a su pueblo para enmendarse.

    Los dos testigos

    Esta sección interviene entre la sexta trompeta de advertencia de Dios (9:13) y la séptima trompeta (11:15), cuando Cristo vuelve y cuando el arrepentimiento ya no es posible. Así como hay un interludio entre el sexto y el séptimo sello que mostraba el sellado de los 144.000 y la visión de la gran multitud y donde ambos representaban a la iglesia, así ahora tenemos otro interludio entre la sexta y la séptima trompeta.

    Empiezan los tiempos del Evangelio. Durante los cuarenta años que mediaron entre la partida de Cristo y el fin de Jerusalén, los testigos de Cristo llevaron el Evangelio por todo el mundo pagano. Es el tiempo que Pablo denominó tiempo de las naciones. medidos, o sea, apartados) (11:1), los paganos romanos atropellaron y pisotearon el patio exterior (11:2), que representaba a la mayoría del pueblo de Israel que aún no habían entrado a la Iglesia. ciudad grande (11:7), Roma, en los años 67 y 68 d.c.

    La misma cifra simbólica de las pruebas (3 y ½). Dios los llevará al cielo para que sean ejemplo de aquellos que se alegraron con sus muertes quienes, a pesar de haberlos matado físicamente, no pudieron destruir su obra, que sigue progresando victoriosamente.

    Pasados los tres días y medio un espíritu de vida procedente de Dios entró en ellos (11:11):
    Se refiere a la persecución y arresto que el imperio romano ejerce sobre Pedro y Pablo, terminando en su ejecución.

    La bestia que sube del abismo les hará la guerra, los vencerá y los matará (11:7):

    Ahora sigue la séptima trompeta que anuncia el reino de Dios (11:15).

    El Segundo ay ya pasó; el tercero llega pronto (11:14):

    La séptima trompeta

    Con la séptima trompeta se anuncian los principios del reino de Dios en nuestro mundo. Se ve en el cielo el templo celestial que reemplaza al templo material de Jerusalén; una nueva arca simboliza la nueva a lianza de Dios con los hombres de todas las naciones.

    Y hubo relámpagos, voces, truenos, un terremoto y grande granizo (11:19): Granizo, relámpagos y un terremoto son manifestaciones comunes de la presencia de Dios y del fin. Ver el preludio de las siete trompetas (8:5) y de la séptima copa (16:21), donde la ira de Dios ha terminado y las naciones se derrumban. Algunas de estas manifestaciones también aparecieron cuando Dios dio la ley en Sinaí (Exodo 19:16).

    Esa época fue de continuas crisis en palestina y otros lugares ya que mientras Dios amparó a sus verdaderos creyentes (los que son

    El presente capítulo glorifica el apostolado cristiano: sus luchas, sus mártires y su premio. Los dos testigos personifican a los apóstoles cristianos de todos los tiempos. Jesús envió a sus discípulos de dos en dos. También los dos testigos representan a los dos apóstoles más célebres: Pedro y Pablo, ambos muertos en la

    Para entender lo que se dice de ellos es útil saber que todas las comparaciones que se usan son sacadas de la Biblia, especialmente de textos que glorifican a los grandes profetas Moisés y Elías.
    Volver arriba Ir abajo
    Nemesis
    CO-CREADOR@
    CO-CREADOR@
    Nemesis

    Desde : 09/01/2009
    He aportado : 24783

    Apocalipsis Empty
    MensajeTema: Re: Apocalipsis   Apocalipsis Icon_minitimeDom Sep 04 2011, 05:21

    La bestia y el falso profeta

    El demonio trata de detener la victoria de Cristo y de convencer a los hombres de que Cristo no es el dueño de la vida. Si desean vivir tienen que entregar su libertad y su conciencia a otro señor; a Roma, el poder politico. Debemos recordar que cuando Juan escribió el Apocalipsis, el emperador Domiciano acababa de imponer a todos sus súbditos la obligación de honrarlo como a un dios.

    En esta situación los cristianos debían tomar una drastica y peligrosa decision: o rendían culto al emperador romano, o se confesaban seguidores de Cristo Jesús, lo cual con seguridad les acarrearía muchos problemas y persecuciones por parte de los romanos. Pero un puñado de cristianos enfrentó victoriosamente al imperio romano y cómo la Iglesia salió vencedora gracias a esos mártires.

    Es lo que expresa la presente vision y los dos animals que aparecen representan los dos poderes que unen sus fuerzas al servicio de Satanás en contra de la Iglesia.

    La primera bestia era semejante a una pantera (13:2) y representa el poder perseguidor, el imperio romano (Daniel 7:3-7). Sale del mar, por occidente, o sea que viene de Roma. En esta parte Dios confirma que cada uno de nosotros tenemos nuestro destino marcado (13:10) y solo las personas de fe y de oración, los santos, podrán cambiarlo.

    Después salió del continente otra bestia que hablaba como el monstruo (13:11). El continente representa el este, Asia, y con ello se refiere a las religiones que compiten con el cristianismo, las que pretendían dar la salvación celestial, pero no condenaban los pecados del mundo romano, en especial la corrupción de su sociedad. Aunque parecía que esa bestia tenía cierto parecido con el Cordero, hablaba como el monstruo (13:11), como el diablo. Esta falsificación del Cordero representa a las falsas religiones de todos los tiempos, como algunas actuales que tienen a Jesús en la boca pero callan sistemáticamente la injusticia.

    Aconsejaron a los habitantes de la tierra que hagan una estatua de la bestia e incluso darle vida (13:14-15). Los mismos que enfatizan las condenaciones de la Biblia contra los ídolos se hacen servidores de nuevos señores, que toman el mismo lugar de Dios, exigiendo del pueblo una sumisión ciega, formando así a personas incapaces de preguntarse a sí mismos si sirven a Dios o al diablo. El pueblo ya no podrá comprar ni vender si no lleva la marca de la bestia (13:17) porque el gobierno ha aplicado un medio de presión y con ello condena a quien sea a perder su sustento y forma de vida.

    La cifra de la que habla como de la bestia es el 666. La comprensión más sencilla es que si 7 significa completo entonces 6 siempre se queda por debajo de 7, cai a punto de alcanzarlo y, por lo tanto, 666 es una trinidad de imperfecciones.
    Volver arriba Ir abajo
    Nemesis
    CO-CREADOR@
    CO-CREADOR@
    Nemesis

    Desde : 09/01/2009
    He aportado : 24783

    Apocalipsis Empty
    MensajeTema: Re: Apocalipsis   Apocalipsis Icon_minitimeDom Sep 04 2011, 05:22

    Se derraman las siete copas

    Estas son las copas del juicio final; no como las trompetas, que eran advertencias. Dios primero le advierte al hombre a través de las trompetas, pero si éstas son ignoradas en forma persistente entonces Él envía sus copas de ira. Las siete copas son llamadas también las siete plagas.

    La ira de Dios es derramada sobre la tierra, lo que es una idea bastante común en las Escrituras. Siguen el mismo patrón que las siete trompetas: cuatro (afectando a la creación: tierra, mar, agua, cosmos), luego dos (afectando a la bestia) y la final, cuando las ciudades de las naciones se desploman. Las primeras cuatro afectan la tierra, el mar, las fuentes de las aguas y el sol, es decir la creación de Dios, según el anuncio de los tres ángeles (14:7). Las copas son derramadas sobre la creación de Dios y afectan al hombre indirectamente, por medio de su medio ambiente.

    Luego siguen dos juicios adicionales que se refieren a la bestia, seguida por el juicio final. El hombre es juzgado personalmente más tarde.

    La Copa 1 es derramada sobre la tierra y afecta a quienes tienen la marca de la bestia y la adoran.

    La Copa 2 es derramada sobre el mar.

    La Copa 3 es derramada sobre los ríos. "... adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas" (14:7). Como se rehusan a adorarlo y adoran a la bestia, las primeras copas afectan el orden creado: la tierra, el mar, las aguas y el sol.los que no tienen el sello de Dios en sus frentes, y en la quinta copa vemos la agonía de las personas que tenían la marca de la bestia y adoraban a su imagen. La acusación contra el hombre es que, a pesar de estas copas, todavía rehusaron arrepentirse."Espada sobre sus aguas, que se secarán; porque es tierra de ídolos, y pierden la cabeza con imágenes". Así como el Mar Rojo y el Jordán fueron secados para que los israelitas pudieran escapar de Egipto (Josué 2:10) y entraran a la tierra prometida, el río Éufrates es secado para hacer lugar para la llegada de los reyes del Este. Es la reunión de todas las naciones paganas para ser exterminadas por Cristo. "Aquel día será grande el duelo en Jerusalén, como el duelo de Hadad Rimón en la llanura de Megidó". Es también una referencia al Salmo 2:2, "se sublevan los reyes de la tierra, los príncipes a una se alían en contra de Yahvé y su ungido". "Hecho está" (16:17). Era la voz que procedía de Dios. La séptima copa sigue rápidamente a la sexta. No hay ningún interludio como lo hubo entre el sexto y el séptimo sello, y la sexta y la séptima trompeta, durante el cual la iglesia puede testificar. El tiempo del arrepentimiento ya ha pasado y se desatan una serie de enormes fenómenos cósmicos, simbolizando los poderes terrestres arrastrados por el soplo de la ira divina.

    La Copa 4 es derramada sobre el sol.

    La Copa 5 es derramada sobre el trono de la bestia.

    La Copa 6 es derramada sobre el Éufrates.

    La Copa 7 es derramada en el aire.

    Debemos notar que las primeras cuatro copas afectan el orden creado, como fue anunciado por el primer ángel que ordena a los que viven en la tierra,

    Cuando se darrama la quinta copa (16:10) el hombre experimenta la realidad del reino de Satanás, la ausencia de todo bien. Aquellos que rechazaron la bondad de Dios y son hostiles a El consiguen el mal que prefieren; el reino de Satanás es el reino de las tinieblas.

    Si comparamos el quinto sello, la quinta trompeta y la quinta copa, encontramos aflicción en todas ellas. En el quinto sello la aflicción es para la iglesia; en la quinta trompeta, las langostas atormentan a

    El sexto ángel derramó su copa sobre el gran río Eufrates (16:12). Hay un incidente famoso en la historia en la que Ciro, el rey de Persia, capturó Babilonia desviando el río Éufrates que corre por el centro de Babilonia, para que su ejército entrara en la ciudad por el lecho seco del río. Hay también una profecía contra Babilonia en (Jeremías 50:38) en la que dice Dios:

    Les convocaron en el lugar llamado en hebreo Harmaguedon, es decir, el monte de Meguidó, la ciudad de la llanura que bordea la cadena del Carmelo, lugar de la derrota del rey Jesías a manos del Faraón Necó (2 Reyes 23-29). Este lugar sigue siendo un símbolo de desastre para los ejércitos que allí se reúnen, como dice Zacarías (12:11):

    El séptimo ángel derramó su copa sobre el aire; entonces salió del Santuario una fuerte voz que decía:

    Maldicen a Dios como hicieron con la cuarta y la quinta plaga, pero esta vez no hay ninguna mención de arrepentimiento. Esta es la actitud final de la humanidad hacia Dios; el tiempo del arrepentimiento ha pasado. La plaga del granizo es el juicio de Dios (Ezequiel 38:22). El granizo es enviado por Dios (ver 11:19), por lo cual la gente maldice a Dios por enviar la granizada.
    Volver arriba Ir abajo
    Nemesis
    CO-CREADOR@
    CO-CREADOR@
    Nemesis

    Desde : 09/01/2009
    He aportado : 24783

    Apocalipsis Empty
    MensajeTema: Re: Apocalipsis   Apocalipsis Icon_minitimeDom Sep 04 2011, 05:23

    El castigo de Babilonia: la prostituta

    La clave para leer este pasaje en Apocalipsis es entender que Juan se está refiriendo a Roma como la Mujer y al emperador (o imperio) como la Bestia. El Imperio Romano se extendía sobre una gran área geográfica y había conquistado muchos reinos, los cuales debían mostrar su lealtad a Roma. El emperador vivía en forma extravagante, como la mayor parte de Roma, y grandes cantidades de artículos de lujo y de esclavos eran importadas hacia Roma.

    Para entonces había una gran inmoralidad dentro de Roma y ésta se había extendido a las provincias circundantes, por ejemplo Corinto. Las cartas a los Corintios fueron escritas para corregir muchos de los problemas que esto traía aparejado. Roma también persiguió a los santos, como es el caso de Juan, que estaba en Patmos por su fe.

    Sin duda la Bestia representa a Nerón quien, según una creencia popular, recobraría la vida y el poder antes de la venida de Cristo. Por ello las siete cabezas representan las siete colinas de Roma y los diez cuernos, diez reyes vasallos de Roma (17:3).

    Sin embargo, hay un significado más profundo, porque Juan está usando el término general, Babilonia, y no específicamente Roma, así que no se aplica sólo a aquellos tiempos sino que se extiende hacia delante en el tiempo para cubrir todos los futuros regímenes impíos de los que Roma es su ejemplo corriente, pero que alcanzarán su clímax con el imperio del anticristo. un o el Anticristo. Anti no significa contra, sino la antítesis u opuesto de algo. La Bestia no es, significa que no está ahora en la escena mundial que anticipa su aparición futura, y es por lo tanto una advertencia a la Iglesia (17:Cool.

    Al considerar la identidad de la mujer, deben tomarse en cuenta los siguientes puntos:

    Se la describe como la prostituta, lo que contrasta con la novia (la Iglesia)

    Babilonia, la ciudad terrenal, debe ser contrastada con la ciudad celestial

    Se sienta sobre muchas aguas, que son pueblos, multitudes, naciones y lenguas

    Se la debe distinguir de la Bestia, sobre la cual se sienta y que la destruye

    Es la ciudad de poder, lujo excesivo y gran riqueza, que persiguió a los santos y gobernaba sobre los reyes de la tierra

    Con ella los reyes de la tierra cometen adulterio y los habitantes son intoxicados con sus adulterios

    En vista del énfasis del Apocalipsis en que sólo Dios debe ser adorado, la prostituta debe ser vista como la tentadora que tienta a los hombres a alejarse de Dios.

    Uno de los siete ángeles que tenía las siete copas llenas de las siete plagas le mostró a Juan el castigo de la gran prostituta. Una prostituta vende su cuerpo por dinero. Babilonia vende su alma por la riqueza y el poder sobre los reyes de la tierra que son sus amantes. Se la llama la "gran" prostituta. Así, la gran prostituta es la gran ciudad, que es Babilonia.

    La descripción de Babilonia representa el sistema mundial, que incluye a la iglesia apóstata, que es tan mundana. Se sienta sobre muchas aguas que luego se explican como "pueblos, multitudes, naciones y lenguas" (17:15). Esta expresión en cuatro partes significa que gobierna todo el mundo. Como prostituta, seduce a la gente para que abandone a Dios y les convierte en infieles, así como una prostituta seduce a los hombres de sus esposas.

    Juan se asombra ante lo que el ángel le muestra, pero éste le explica el misterio de la mujer y de la Bestia que la lleva, la que tiene siete cabezas y diez cuernos (17:7). Recordemos que las siete cabezas representan las siete colinas de Roma y los diez cuernos, diez reyes vasallos de Roma (17:3).

    La Bestia sube del Abismo y vuelve a su destrucción en el Abismo o infierno (17:Cool. Esto enfatiza la naturaleza satánica de la Bestia al venir del pozo del infierno y recibir su autoridad de Satanás. La Bestia puede ser considerada

    Son también siete reyes, y la Bestia forma parte de esos siete reyes (17:9). Hay una gran diferencia entre estos siete reyes (que ya son) y los diez identificados con los diez cuernos (17:12), que serán los próximos en formar parte del mal y que entregarán a la Bestia el poder y la potestad que ellos tienen (17:13). Pero sólo tendrán potestad por una hora (17:12); la última hora que menciona Juan en su carta (1 Juan 2:18).

    Sin embargo, el Cordero, como Señor de Señores y Rey de Reyes, los vencerá en unión con los elegidos y los fieles (17:14).

    Habiendo descrito a la Bestia, el ángel ahora dirige su atención a la mujer, a la prostituta. "Las aguas que has visto" (17:15) se refiere a los pueblos del mundo, donde la prostituta está sentada, los que adoran a la bestia y de donde surge la bestia. Los diez cuernos (reyes) y la bestia aborrecerán a la prostituta (Roma, la gran ciudad), la abandonarán y la quemarán con fuego (Nerón, el emperador, incendió a Roma) (17:16). En la antigüedad el castigo por ser una prostituta era ser quemada en el fuego (Levítico 21:9).
    Volver arriba Ir abajo
    Nemesis
    CO-CREADOR@
    CO-CREADOR@
    Nemesis

    Desde : 09/01/2009
    He aportado : 24783

    Apocalipsis Empty
    MensajeTema: Re: Apocalipsis   Apocalipsis Icon_minitimeDom Sep 04 2011, 05:23

    Un ángel anuncia la caída de Babilonia

    El ángel anuncia la caída de Babilonia, la Grande (18:2). Esto es una repetición del anuncio del ángel en 14:8 ("cayó, cayó la gran Babilonia"). Era el castigo anunciado y se producirá después que los fieles estén apartados de los pecadores, lo cual pide otro ángel que aparece a continuación: "Salid de ella, pueblo mío, no sea que os hagáis cómplices de sus pecados y os alcancen sus plagas" (18:4). gloria y el lujo que se dio a sí misma anteriormente. En un solo día llegarán sus plagas (18:Cool. "Yo estoy sentada como reina, y no soy viuda, y no veré llanto". Se sienta como una reina y le viene la muerte. Dice que no es una viuda y le llega el luto. Vivía en el lujo y le llega el hambre. Consigue una doble porción de su propia copa (18:6). Dios usa la Bestia y los diez reyes para juzgarla. Ellos comerán sus carnes y la quemarán con fuego (17:16). Finalmente, hay que destacar que no importa cuán poderosa es Babilonia, es el Señor Dios el que la juzga y es más poderoso que ella.

    En contraste, el cielo se regocija (18:20) y un ángel arroja una piedra como rueda de molino al mar diciendo que Babilonia será igualmente arrojada y no volverá a aparecer jamás (18:21). Babilonia ha sido destruida por su idolatría y por sus persecuciones contra los cristianos, lo cual había sido ya profetizado por Jeremías (Jeremías 51:60-64).

    Después el ángel anuncia que ya no habrá música, ni cantos ni luz en Babilonia pues es destruida por su idolatría y por su persecución a los cristianos que allí se encontraban (18:24).

    La riqueza de Babilonia se ha arruinado en poco tiempo, una hora. La hora corresponde al período de autoridad de los diez reyes, junto con la Bestia (17:12) que la llevan a su ruina (17:16).

    La ciudad queda desolada y ya está habitada por espíritus inmundos que provocan a los hombres a acciones impuras. Después que el hombre ya no está ahí, los demonios andan dando vueltas buscando descanso (Lucas 11:24). La descripción en este versículo es una clásica descripción bíblica de una ciudad desolada. Hay dos significados en el llamado del ángel: primero, para que salgan, en el sentido de separarse de sus pecados; segundo, de huir a fin de evitar su juicio.

    El ángel recomienda que se le de a Babilonia tal como ella ha dado (18:6). Babilonia debe ser pagada por sus obras, su justo castigo debe ser de acuerdo con sus acciones. Consigue tanta tortura y aflicción en esos últimos momentos como la

    Las plagas son las siete copas, especialmente la séptima, pero también la quinta. Dios la juzga según sus palabras

    Después viene la lamentación de los reyes de la tierra que se habían aliado con la Bestia (18:9). Babilonia es descrita como una ciudad de poder y de gran riqueza. En una hora pierde ambos. Como la gente ha basado su vida y su esperanza en la mujer (la prostituta) que representa la riqueza y los placeres de esta vida, cuando es destruida su esperanza desaparece y, por lo tanto, ellos lamentan su desaparición. Esta gente estaba enamorada del mundo y de las cosas de este mundo (18:12) y, por lo tanto, lamentan su desaparición (1 Jn. 2:15-17). Esto está en contraste con los santos que se alegran sobre su destrucción porque el mundo la persiguió (18:20).
    Los mercaderes se lamentaron igual por la pérdida de Babilonia, no tanto por la ciudad como tal, sino porque de ella hacían negocio por tierra y por mar, y describen los cargamentos de los que ahora estaban privados (18:11-13). Ellos se lamentan porque han perdido la fuente de su riqueza. Su tormento es ver quemados sus bienes en el fuego (17:15-16). Se paran lejos de ella, a una distancia prudencial de su abrasamiento, como hicieron los reyes. Ellos podrían ser los próximos en unirse a ella en su castigo, ya que se hicieron ricos con sus lujos.

    Siguiendo con los símbolos numéricos, en aquella época se ha dividido las mercancias o bienes de lujo en siete categorías:

    Tesoros: Oro, plata, piedras preciosas y perlas.

    Telas finas: Lino fino, púrpura, seda y tela escarlata.

    Materiales de construcción de lujo: Todo tipo de madera olorosa, marfil, madera costosa, bronce, hierro y mármol.

    Especias: Cargas de canela, especias, incienso, mirra y olíbano

    Alimentos: Vino, aceite de oliva, harina fina y trigo.

    Ganado: Bestias, ovejas, caballos y carros.

    Mercancía humana: Esclavos y sus almas.
    Volver arriba Ir abajo
    Nemesis
    CO-CREADOR@
    CO-CREADOR@
    Nemesis

    Desde : 09/01/2009
    He aportado : 24783

    Apocalipsis Empty
    MensajeTema: Re: Apocalipsis   Apocalipsis Icon_minitimeDom Sep 04 2011, 05:24

    El primer combate escatológico

    Al igual que en la profecía de Ezequiel sobre Gog (Ez. 39:4), el ángel que estaba de pie sobre el sol llama a los buitres para que vayan a devorar la carne de los reyes y de todos los contrarios a Dios, incluso la de sus animales (19:17-18).

    A pesar de que la Bestia y sus reyes se habían preparado para atacar de nuevo contra el que estaba montando a caballo, o sea, Cristo, no llegó a darse tal combate ya que la bestia fue capturada sin lucha, así como todos los que adoraban su imagen (19:20). Con la Bestia fue capturado el falso profeta, quien era el que actuaba con la bestia seduciendo a los que la adoraban (19:20), y juntos fueron arrojados vivos al lago del fuego que arde con azufre (19:20). Es el fin del Anticristo y del falso profeta y serán atormentados día y noche por siempre (20:10) en el fuego eterno preparado para el diablo y sus adoradores.

    La palabra de Dios, y su jinete de nombre Fiel y Veraz (19:11-13). En Apocalipsis 4:1 Juan vio una puerta abierta al cielo a través de la cual sólo él entró, pero ahora todo el cielo está abierto para que todos puedan ver a Cristo. El jinete es claramente Cristo. Se lo identifica en 19:13. Su nombre es la Palabra de Dios y de nuevo, en 19:16, donde es llamado Rey de Reyes y Señor de Señores. El jinete cuyo nombre es Fiel y Verdadero es una referencia a Cristo, quien llevaba muchas diademas (19:12), señal de su realeza divina. De su boca salía una espada afilada (19:15), que es el arma de la Palabra, con la cual herirá a los paganos y los regirá con cetro de hierro (19:15). Cristo pisará el lagar del vino de la furiosa ira de Dios (19:15), en alusión a Isaías 63:1-6.

    Y después una gran muchedumbre alaba a Dios y se alegran por la llegada de las bodas del Cordero (19:7) y por la engalanada Esposa, a quien se le ha concedido vestirse de lino de deslumbrante blancura (19:Cool. Más adelante, en 21:9 veremos que se refiere a la Jerusalén mesiánica como la Novia o Esposa del Cordero y, por extensión, a toda la Iglesia Universal.

    El segundo combate escatológico

    Satanás debe ser soltado por un período corto para engañar al mundo (20:3) y reúne a las naciones que le son fieles para la batalla, a Gog y Magog (20:Cool. Se trata de Gog, rey de Magog, y los dos nombres simbolizan a las naciones paganas coligadas contra la Iglesia en el fin de los tiempos.

    Los fieles a Satanás llegaron de todas las partes del mundo hacia la tierra prometida, cuya capital es la Nueva Jerusalén, pero resiste esta última invasión (20:9). Esta localización de la Nueva Jerusalén es la figura de toda la Iglesia. Y después de esta nueva derrota, Satanás es echado de nuevo al infierno, donde ya están la Bestia y el falso profeta, y serán atormentados por toda la eternidad (20:10).

    Debemos recordar en este punto que Satanás es el diablo, la Bestia es el Anticristo y el falso profeta es el enviado de ambos a la tierra.

    Después Juan vió un gran trono blanco y a quien se sentaba en él (20:11). Daba inicio el Juicio en base a los libros abiertos donde aparecen las acciones buenas y

    El mar devolvió los muertos que guardaba, así como la Muerte y el Hades (el infierno; las malas de las personas, conforme a sus obras, y también el Libro de la Vida, que contiene el nombre de los predestinados (Filipenses 4:3). seol hebrero), con el fin de ser juzgados según su actuación en vida (20:13). Después tanto la Muerte como el Hades fueron arrojados al lago de fuego, que es la segunda muerte, y también aquellos que no estaban inscritos en el libro de la vida (20:14-15). Después del juicio final, también la Muerte será reducida a la impotencia.

    Luego se les dio el poder de juzgar a los mártires y a todos aquellos que no aceptaron la influencia de la Bestia (20:4). Aún cuando no se especifica quiénes se sentaron en los tronos, se da por supuesto que se trataba de seres dignos de ello y con poder para juzgar. Significa la renovación de la Iglesia después de la persecución romana, que durará mientras el Dragón siga encadenado. Los demás muertos revivieron cuando hubieron transcurrido los mil años; es la primera resurrección (20:5). No debemos tomar al pie de la letra la duración temporal de

    La primera resurrección es para los justos, cuando Jesús venga nuevamente (1 Tes. 4:16). La segunda es una resurrección general al fin de los mil años, para los justos y los que hayan hecho el mal (Jn. 5:28-29).
    Volver arriba Ir abajo
     
    Apocalipsis
    Volver arriba 
    Página 1 de 1.

    Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
    Amarres de Amor con Magia Blanca :: MAGIA BLANCA, ENERGÍAS, PARANORMAL :: ENIGMAS-
    Cambiar a: