EXPERIENCIAS, DUDAS, MISTERIOS, LOS AMARRES DE AMOR, HECHIZOS DE AMOR, Y TODO LO RELACIONADO CON LA MAGIA BLANCA
 
ÍndiceBuscarFAQRegistrarseConectarsePortal*
Comparte | 
 

 La mentira y personas mentirosas

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Nemesis
CO-CREADOR@
CO-CREADOR@


naci el dia: 15/03/1915
He aportado: 21165
vivo en: Argentina

MensajeTema: La mentira y personas mentirosas   Mar 06 Sep 2011, 5:24 am

La mentira es un mecanismo de adaptación emocional por el cual se elude la realidad cuando esta se torna de forma dolorosa. Al mismo tiempo, la mentira y el chisme son tan parte de la naturaleza de la especie, como el lenguaje articulado, medio de su propagación preferido.

En la actualidad, no existen evidencias para comprobar la mentira, pero se ha descrito que el mentiroso patológico posee un sustrato básico anatómico cerebral. Existen personas que viven de mentir y son tan mentirosas que mienten compulsiva y repetidamente historias fantaseadas, lo que no es algo nuevo para la psiquiatría.

Verás que, la capacidad de mentir es natural en algunas especies como mecanismo de pro­tección. En este sentido hay estudios que ponen de manifiesto que la gente miente constantemente y sin ninguna necesidad.

Para personas que viven de mentir y que son mentirosas empedernidas como los políticos en el ámbito mundial, no debe de sorprenderles que los resultados de sus gestiones hayan sido menos que exitosos.

La mentira y el chisme son tan parte de la naturaleza de nuestra especie, como el lenguaje articulado, medio de su propagación preferido.

CATEGORIAS:

Simulación: producción falsa e intencional de síntomas físicos y psicológicos extremadamente exagerados, motivados por incentivos externos como son la obtención de compensación financiera, la prescripción de drogas por médicos incautos, o para soslayar trabajo, servicio militar o persecución criminal para no mencionar, evadir obligaciones conyugales contraídas. Mientras que el propósito de mentir es evidente en la simulación, muy a menudo no es claro que sea mentir patológicamente. En esta situación el problema permanece irresuelto ya que unos abogan por su origen inconsciente y otros lo consideran un acto de psicopatía común

Confabulación: Esta categoría describe falsificaciones de la memoria que aparecen con un estado de consciencia claro asociado con amnesia orgánica. El paciente atenta cubrir por faltas en la memoria con el uso de materiales improvisados. En la mentira patológica no existe amnesia de origen orgánico. Además, el patrón distintivo de la confabulación característicamente afecta la memoria reciente, en la presencia de memorias remotas, atención y concentración que permanecen intactas. La Confabulación se diagnostica como parte de los trastornos amnésicos relacionados con el abuso de sustancias, como el Síndrome de Wernicke-Korsakoff, la Ceguera Cortical (Síndrome de Anton) y la anosognosia

El Síndrome de Ganser: La mentira en este síndrome está limitada a dar respuestas aproximadas en lugar de las elaboradas fantasías características de la mentira patológica. Además, el Síndrome de Ganser se asocia con otros rasgos que no son característicos de la mentira patológica, como son ofuscación de la consciencia con amnesia resultante, alucinaciones y alteraciones sensoriales de naturaleza histérica.

Trastorno Facticio: En esta categoría, la producción intencional de los síntomas, físicos o psicológicos, a menudo por medio de elaboraciones falsas, es simplemente para lograr asumir la identidad de una persona enferma. El mentiroso patológico no desea aparecer enfermo. DSM-IV-TR reconoce la pseudología fantástica como un rasgo común en el Trastorno Facticio que no es esencial para establecer el diagnostico. Aunque el Síndrome de Münchausen cae dentro de esta categoría diagnostica, las historias fabulosas del famoso Barón Von Münchausen (1720-1791), por quien el síndrome se llamara, serían muy fantásticas y dramáticas pero no fueron urdidas para asumir la personalidad de un enfermo, elemento crucial en el Desorden Facticio

Trastorno de Personalidad Limítrofe: La mentira patológica no es poco común en pacientes con trastornos de personalidad limítrofe. De hecho, la base para este trastorno es el mimetismo típico que lo caracteriza. Careciendo de identidad propia estable, éstos pacientes mantienen conceptos contradictorios acerca de sí mismos que alternan entre ellos con frecuencia. Son predispuestos a los sentimientos confusos y pueden sufrir de pérdidas transitorias del sentido de la Realidad. Sus impulsos primitivos y la organización muy sugestionable de una personalidad indefinida hacen de ellos suelo fértil para el uso de la mentira patológica.

Trastorno Antisocial de la Personalidad: Los síntomas de este desorden incluyen decepción y mentira por placer y beneficio. Aunque permanece debatible que los individuos con el Trastorno Antisocial de la Personalidad mienten repetidamente y consistentemente por satisfacción personal simplemente. Por virtud de la predominancia en ellos de esta tendencia, la evidencia sugiere que lo hacen por placer. El egocentrismo patológico que caracteriza esta condición puede que suministre una clave al entendimiento del desarrollo de la tendencia a la mentira patológica que se asocia con este trastorno

Los Trastornos de la Personalidad Histriónico y Narcisista: El Trastorno Histriónico de la Personalidad se caracteriza por comportamiento dramático y procurador de atención. Estas personas mienten con frecuencia para atraer la atención y, en casos severos, las mentiras son tan frecuentes como para semejar la pseudología fantástica. Su carácter dramático, vano y superficial acoplado con su ansiedad por atraer toda la atención apuntan en la dirección del diagnóstico de Trastorno Histriónico de la Personalidad.

Los individuos con Trastorno Narcisista de la Personalidad pueden contar historias exageradas para realzar su ego y para obtener aprobación constante de los demás. En esta condición, las mentiras se dicen principalmente por razones de auto engrandecimiento, que a menudo es obvio a quienes los observan.
Volver arriba Ir abajo
Nemesis
CO-CREADOR@
CO-CREADOR@


naci el dia: 15/03/1915
He aportado: 21165
vivo en: Argentina

MensajeTema: Re: La mentira y personas mentirosas   Mar 06 Sep 2011, 5:26 am

Delusiones

Éstas son creencias falsas que son mantenidas firmemente a pesar de evidencias incontrovertibles de lo contrario y que otros no reconocen en el contexto cultural del individuo que las posee. Contrario a la persona con delusiones, el mentiroso patológico, cuando es confrontado con la falsedad de sus historias puede reconocer su mentira y las cambia. A pesar de que sea una noción controversial, muchos creen que los mentirosos, a medida que el tiempo pasa, llegan a creer en la veracidad de sus mentiras.

Todos, en mayor o menor medida, por acción o por omisión, mentimos. Lo hacemos en la mesura que no decimos lo que pensamos, o que decimos lo que no pensamos y no sabemos, o incluso lo que sabemos inciertamente, para salir del paso.

Hay mentiras socialmente más positivas que ciertas verdades incontestables. Son muchas las situaciones en que una mentira doctamente trasmitida genera un efecto beneficioso, o cuando menos paliativo, como para que establezcamos categorías morales radicales sobre esta aparente dicotomía ética: verdad-mentira. Si a esto unimos que todos, antes o después, mentimos u ocultamos verdades relevantes, quizá convendría desdramatizar el hecho de la mentira, para poder así abordarlo con más sensatez y sentido de ecuanimidad.

La intención cuenta… y mucho

Según el diccionario, mentir es ‘decir algo que no es verdad con intención de engañar’. Pero, si buscamos una definición más académica, nos topamos con ‘expresión o manifestación contraria a lo que se sabe, cree o piensa’.

Así que quien engaña o confunde sin ser consciente de hacerlo, no miente: simplemente trasmite a los demás su propia equivocación.

Lo que, a veces, es otra forma de mentir

La relación que cada persona mantiene con la mentira además de decir mucho de ella es bien distinta a la de los demás. Hay quienes sólo recurren a la mentira cuando es compasiva, o cuando les proporciona resultados positivos sin generar engaño importante o si se trata de un asunto banal. Como también los hay quienes mienten a menudo, casi por costumbre, y sólo en temas poco relevantes.

Pero no podemos olvidar a quienes mienten esporádicamente pero a conciencia, generando daño a los demás o persiguiendo beneficios personales. También los hay que mienten, o callan verdades necesarias, por timidez, por vergüenza o por falta de carácter

Por último, citemos a los mentirosos patológicos, que mienten con una facilidad pasmosa, ya sea por conveniencia ya por una absoluta y cínica falta de respeto a la verdad ahí se encuentran los economistas de cartón, los banqueros fraudulentos, algunos abogados y los políticos de este pobre país.

Sin embargo, existe una profesión en la que el uso y el entendimiento de la mentira en todas sus acepciones son de gran interés.

Esa profesión es el derecho. Aunque otras existen, en las cuales su presencia aparece, como elemento inextricable.
Volver arriba Ir abajo
Nemesis
CO-CREADOR@
CO-CREADOR@


naci el dia: 15/03/1915
He aportado: 21165
vivo en: Argentina

MensajeTema: Re: La mentira y personas mentirosas   Mar 06 Sep 2011, 5:27 am

¿Por qué mentimos?

Algunas personas casi nunca mienten por razones bien distintas a la ética o la conveniencia. Por miedo a ser descubiertos, por pereza, no hay que recordar los detalles de la mentira en el futuro, por orgullo (‘¿cómo voy a caer yo tan bajo?’), o porque sufren del síndrome de Asperger Pero, si lo pensamos bien, razones bien similares son las que pueden impulsarnos a mentir u omitir, en determinadas circunstancias, lo que pensamos o sabemos que es verdad.

Tan importante como el hecho de mentir o decir la verdad es la intención con que se hace una u otra cosa, y he ahí donde reside el verdadero dilema moral. Una mentira que a nadie daña o incluso reporta beneficio a su destinatario puede ser más defendible que una verdad que causa dolor innecesariamente.

Mentimos por muchas razones: por conveniencia, odio, compasión, envidia, egoísmo, por necesidad, o como defensa ante una agresión... pero dejando al margen su origen o motivación, no todas las mentiras son iguales. Las menos convenientes para nuestra psique son las mentiras en que incurrimos para no responsabilizarnos de las consecuencias de nuestros actos. Pero, las menos admisibles son las que hacen daño, las que equivocan y las que pueden conducir a que el receptor adopte decisiones que le perjudiquen.

Concluyamos, por tanto, que los dos parámetros esenciales para medir la gravedad de la mentira son la intención que la impulsa y el efecto que ésta causa. En lo que se parecen al chisme o a su hermanastra cercana, el rumor.

Ocultar y falsear

Quien oculta la verdad retiene parte de una información que para el interlocutor puede ser interesante aunque, en sentido estricto, no falta a la verdad. Sin embargo, quien falsea la realidad da un paso más, al emitir una información espuria con etiqueta de real. Resulta más fácil mentir por omisión, a pesar de que puede resultar tanto, o más dañino e inmoral, que la mentira activa.

Se recurre asimismo al falseamiento cuando se ocultan emociones o sentimientos que aportan información relevante al interlocutor, en la medida que pueden inducirle a error de interpretación o a iniciar acciones inadecuadas.

En el amor, esto todos lo hacen…

También podemos mentirnos a nosotros mismos, para evitar asumir alguna responsabilidad, o por temor a encarar una situación problemática, o por la dificultad que nos supone reconocer un sentimiento o emoción. Invariablemente, antes o después, este autoengaño nos lleva a mentir a los demás.

Otras formas de mentir son las ‘verdades a medias’ el mentiroso niega parte de la verdad o sólo comparte una fracción de ella y las ‘versiones oficiales’, en las que se dice la verdad pero de un modo tan exagerado o irónico que el interlocutor, casi ridiculizado, la toma por no cierta
Volver arriba Ir abajo
Nemesis
CO-CREADOR@
CO-CREADOR@


naci el dia: 15/03/1915
He aportado: 21165
vivo en: Argentina

MensajeTema: Re: La mentira y personas mentirosas   Mar 06 Sep 2011, 5:28 am

Variedades de la mentira

a mentira razonada persigue un interés concreto, es malévola y se emite con la intención de perjudicar o engañar. Ésta es la mentira que caracteriza al psicópata.

En la mentira sentimental, lo que se dice o se hace no concuerda con la situación emocional de la persona la mentira del amor. Mientras que en la mentira compensatoria, común en los niños, hacemos creer que somos lo que no somos: más jóvenes, mejor informados, menos anticuados... Pero existen también otras clases de mentiras: chismes, rumores y las mentiras piadosas.

El mentiroso no tiene edad y la mentira puede darse en todo el ciclo de vida.

El niño es mentiroso en la medida en que sus fantasías se hacen presentes para confundirlas con realidades.

El adolescente lo es cuando su encuentro con el mundo real le causa frustraciones y las quiere evitar. El joven miente porque no se ve capaz de afrontar las verdades que le contrarían.

El adulto es mentiroso cuando no ha superado los obstáculos que le ha puesto la vida, y engaña para sentirse el triunfador que nunca ha sido. Mientras que el anciano miente cuando no justifica, por vergüenza, los errores que ha cometido a lo largo de su existencia.

Nuestra relación con la mentira con qué frecuencia mentimos y qué gravedad tienen esas mentiras la podemos ver como un índice que mide nuestro grado de responsabilidad y madurez, cómo afrontamos las frustraciones, y si mostramos una coherencia en las actitudes y comportamientos en nuestra vida.
Volver arriba Ir abajo
Nemesis
CO-CREADOR@
CO-CREADOR@


naci el dia: 15/03/1915
He aportado: 21165
vivo en: Argentina

MensajeTema: Re: La mentira y personas mentirosas   Mar 06 Sep 2011, 5:28 am

Mentira y confianza

El cimiento sobre el que se edifican las relaciones humanas es la confianza o la fe. La relación entre los seres humanos no precisaría de la confianza si fuéramos transparentes, pero no lo somos. El descubrimiento absoluto de nuestra intimidad, al contener propósitos e intenciones que podrían estropear el diálogo, frenaría la relación social.

Recurrimos, todos, a un protocolo de comunicación, y el fingimiento, el disimulo y la mentira son aunque cueste reconocerlo componentes esenciales de ese arreglo.

No somos igual de sinceros ante unos que ante otros, esto es obvio. Todos mostramos un cierto grado de opacidad ante los demás, ya que no siempre más sinceridad genera una mayor confianza. La información es poder. Saberlo todo sobre alguien equivale a una forma de posesión.

En cierto sentido, la hondura de la amistad o del amor se mide por el grado de conocimiento recíproco de la intimidad, y por la confianza existente entre los interlocutores.

La confianza es una actitud básica, porque rige la totalidad de las interacciones. La necesitamos, pero la usamos en las dosis que, según nuestro criterio, cada caso precisa. En el momento que surge la comunicación con otra persona hemos de depositar en ella cierto grado de confianza, que es el termómetro de la implicación y vinculación que mantenemos con ella. Apostar por la confianza del otro es considerarle de fiar.

Fiarse de alguien significa creer que las probabilidades de ser engañado son muy escasas o inexistentes. Si queremos ser creíbles, gozar de la confianza ajena, tendremos que olvidar el engaño, la mentira. El crédito que tenemos ante los demás es un tesoro frágil y no perenne, ya que se actualiza y revisa en cada acción, en cada diálogo, que acaban convirtiéndose en una constante prueba de certidumbre.

Es responsabilidad de cada uno de nosotros relacionarnos desde la verdad, lo que no implica el ofrecimiento de toda la intimidad. Cada cual y en cada momento ha de valorar qué y cuánto de su intimidad quiere participar al otro.

La mentira puede hacer daño al destinatario pero en última instancia a quien más perjudica es al mentiroso, ya que le convierte en una persona poco fiable, indigna de confianza y carente de crédito. Lo dice el refrán: ‘En la persona mentirosa, la verdad se vuelve dudosa’.
Volver arriba Ir abajo
emilio
CO-CREADOR@
CO-CREADOR@


naci el dia: 01/01/1981
He aportado: 3068
vivo en: Valencia

MensajeTema: Re: La mentira y personas mentirosas   Mar 06 Sep 2011, 12:13 pm

Bravo aplausos2 Fantastico articulo sobre el tema de personas mentirosas.
En efecto todos en mayor o menor medida, hemos mentido alguna vez y como bien dice Nemesis, hay veces que decir una mentira piadosa es mejor que la cruda realidad. Pero todo cambia cuando hay personas mentirosas patologicas, que aun habiendose demostrado la veracidad de un hecho, siguen negandolo y mintiendo. Creo que ante estad petsonas lo mejor que se puede hacer es tenerlas lejos, aunque hay veces que tienes ganas de ayudarlas porque en verdad son personas enfermas.
Que creeis? Hay que estar cerca de esas personas o mantenerse alejados?
Un abrazo!!!
Volver arriba Ir abajo
 

La mentira y personas mentirosas

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
AMARRES DE AMOR, HECHIZOS DE AMOR CON MAGIA BLANCA :: -